Última Hora

Jorge Luis Pinto observó cómo la Selección Nacional caía goleada por su similar de Chile en Coquimbo, con marcador de 4-0.

Los trasandinos fueron superiores que los nacionales en todos los aspectos del juego, sin llegar a deslumbrar en ninguna faceta.

Este primer fogueo, de cara al Mundial de Brasil, le permite al colombiano ajustar sus piezas, tras un partido que arrancó con buenas intenciones.

El primer cuarto de hora fue vibrante, con acciones de peligros en ambas áreas, pero fueron los chilenos los que aprovecharon el momento, mientras que los nacionales desaprovechaban las excursiones ofensivas.

Chile anotó al minuto 12. El cobro de un tiro libre encontró el corazón del área de Pemberton, tras varios rebotes fue Miiko Albornoz el que puso el balón en el fondo del marco tico.

Seis minutos antes Gonzalo Barriga había fallado a la hora de tratar de anotar.

Pero no solo fue Barriga el que anduvo con la pólvora mojada en este tramo del cotejo, porque McDonald y Kenny Cunnigham tampoco supieron definir sus oportunidades.

McDonald pecó al 4’ tras pase del Chiqui y Kenny al 9’, tras una habilitación de Carlos Hernández.

La primera mitad finalizó con un ligero dominio de los anfitriones, pero sin que se vislumbrara la debacle que se avecinaba.

Sin haber jugado bien los nacionales por lo menos se mostraban seguros en la zaga, pero 15 minutos de descanso fueron suficientes para que el espejismo desapareciera.

Al igual que en el primer tiempo, la defensa nacional se mostró incompetente para realizar su labor por los aires.

Al 50’, Pedro Pablo Hernández se encontró solo en el área y remató. Pemberton no pudo atenazar el cuero y este cruzó la línea.

Tres minutos después el mismo Pedro Pablo Hernández le ganó la posición a Porforio y remató ante un marco vacío, Pemberton había salido mal.

Después de esto los de Pinto desaparecieron del terreno de juego.

La defensa rechazaba a cómo podía, la media brillaba por su falta de contacto con el balón y los delanteros corrían sin ton ni son.

Al 77’ Granados pierde un balón cerca de la media cancha. Los chilenos atacan y la defensa falla al tratar de rechazar y sacar el esférico, que transita por el área hasta que el chileno Muñoz pone el cuarto al 78’.

Los minutos restantes transcurrieron sin novedades. Un Chile superior sin necesidad de ser brillante, y una Tricolor que trataba de buscar el de la honra, con más apuro que razón.

Pinto observó los noventa minutos y el próximo sábado ante Corea, en Los Ángeles, Estados Unidos, tendrá la oportunidad de seguir afinando su receta, que este miércoles dejó más dudas que respuestas.