Última Hora

El desierto de Atacama, en Chile, tiene uno de los basureros de ropa más grandes del mundo. Las autoridades estiman que hay 100 mil toneladas de ropa que llega de Estados Unidos, Canadá y Asia.

Lo más lamentable no es solo la contaminación, sino que muchas de las prendas están completamente nuevas.

Cada año, ingresan en promedio 39.000 toneladas de textiles, que es la ropa que no se pudo vender en los países de primer mundo, algunas prendas porque estaban rotas, sucias, con un mínimo desperfecto o simplemente por ser tallas muy grandes.

“Esta ropa ingresa en Iquique, por ser zona franca, llegan en pacas de 800 a una tonelada, esta ropa no se puede aceptar en un vertedero legal por un decreto, ya que no sirve para compactar en el suelo, entonces esto agrava más el problema y lo vienen a dejar acá, este es solamente uno de tantos vertederos, es el segundo más grande del mundo, es algo muy grave”, explicó Franklin Zepedea, reciclador de textil.

En el 2021 se registraron dos incendios muy grandes en el lugar, se quemó una cantidad importante de ropa y generó una preocupante nube de contaminación ambiental. Sin embargo, los desechos de este tipo son de los más comunes a nivel mundial y no han dejado de crecer con el paso de los años, a pesar de las advertencias de grupos ambientales. 

App Teletica