Última Hora

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) urgió este jueves a las autoridades nicaragüenses y a la sociedad a detener "la violencia sexual y asesinatos" de niños y adolescentes, que este año deja un saldo 11 víctimas en el país.

UNICEF, en una declaración divulgada el jueves, expresó "profunda preocupación por los crímenes y violaciones sexuales a niñas y adolescentes que se están registrando en el país".

El organismo lamentó de forma especial el asesinato atroz de dos niñas de 10 y 12 años, una de las cuales habría sido ultrajada sexualmente, el pasado sábado cuando estaban bañándose en un río cercano a su vivienda en el municipio de Mulukuku, 245 km al noreste de Managua.

Otras dos niñas, de dos y cuatro años, fueron abusadas en los últimos cinco días, según denuncias de familiares en medios locales.

La Federación de la Coordinadora Nicaragüense de ONG que trabaja con niños y adolescentes(CODENI), contabiliza 11 niños y adolescentes víctimas de asesinato en el transcurso de 2020.

"UNICEF hace un llamado con sentido de urgencia y alarma" para que las autoridades competentes y la sociedad en general tomen acciones para detener todo tipo de abuso y violaciones hacia niños y adolescentes, precisa la declaración.

Asimismo abogó para que las instancias competentes "actúen, para que todos los crímenes y delitos cometidos sean investigados, procesados y condenados oportunamente".

El presidente Daniel Ortega, en el contexto de las fiestas patrias y la consternación por el asesinato de las niñas en Mulukuku, anunció que impulsará una polémica reforma a las leyes para establecer la cadena perpetua como pena máxima para delitos que la actual legislación castiga con 30 años de prisión.

Según el mandatario, se castigará a los que cometan crímenes contra menores y también crímenes de odio como -dijo- los que se cometieron durante las protestas opositoras de 2018 contra policías y activistas de su partido el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Opositores han alertado de que Ortega pretende utilizar un hecho que ha consternado a los nicaragüenses para criminalizar a quienes protesten contra su gobierno condenándoles a prisión perpetua.