Última Hora

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que continúa negando su derrota electoral, participa este viernes en la cumbre de la APEC, tras la presentación la víspera del mandatario chino Xi Jinping, quien subrayó el poderío comercial chino.

La reunión del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés), organizada por Malasia de forma virtual debido a la pandemia del coronavirus, congrega a 21 economías de la cuenca del Pacífico, incluyendo a las dos mayores del planeta --Estados Unidos y China--, que suman el 60% del total del PIB mundial.

En la apertura de la cumbre del foro, del que también forman parte México, Perú y Chile, el presidente Xi Jinping presentó a su país como el motor del comercio mundial y prometió "abrir aún más las puertas" de su mercado nacional.

"Ningún país se desarrollará si mantiene sus puertas cerradas", afirmó al advertir contra el proteccionismo, sin mencionar de todos modos de manera explícita a Estados Unidos.

China se ha convertido en la fuerza dominante en este grupo, mientras que Estados Unidos, desde la elección de Donald Trump en 2016, dio la espalda al multilateralismo y optó por el "America first" (Estados Unidos primero).

El presidente estadounidense no participó hace una semana en las cumbres con los líderes de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN).

Su administración no dio informaciones claras en los últimos días sobre la participación de Estados Unidos en la reunión de la APEC, pero un alto funcionario de ese país confirmó el jueves a la AFP que Trump hablará el viernes por la noche.

Su discurso está reservado a los dirigentes del Foro y no estará abierto para la prensa, según los organizadores en Malasia.

Donald Trump no ha participado en ninguna de las reuniones de la APEC desde 2017, lo que ha sido percibido en Asia como una señal de desinterés.

El mandatario, que se niega a reconocer su derrota frente al demócrata Joe Biden, busca con esta intervención "mostrar una postura 'presidencial' en el escenario mundial", estimó Oh Ei Sun, analista del Instituto de Singapur para Asuntos Internacionales.

"Trump querrá, por supuesto, aprovechar esta oportunidad para presentarse como un presidente en ejercicio y obtener beneficios de política interna", indicó este experto a la AFP.

No repetir errores

La cumbre de la APEC tiene lugar una semana después de la firma del mayor acuerdo del libre comercio del mundo, entre China y otros 14 países de Asia y Pacífico.

Pekín considera a esta Asociación Económica Integral Regional (RCEP, por sus siglas en inglés), en la que no figuran ni Estados Unidos ni India, una verdadera victoria.

Este acuerdo era el competidor del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), promovido por el expresidente estadounidense Barack Obama, y de cuyo proyecto Trump retiró a Estados Unidos en 2017.

Los países que firmaron el RCEO esperan que el acuerdo ayude a sus economías golpeadas por el virus a ponerse de pie.

Durante la cumbre de Malasia, varios dirigentes de la APEC advirtieron contra la tentación proteccionista.

"Los intercambios son el motor del crecimiento y la prosperidad de la APEC desde su creación hace 30 años", subrayó la primera ministra neozelandesa Jacinda Ardern. "Ante los grandes desafíos económicos, no debemos repetir los errores de la historia y refugiarnos en el proteccionismo", agregó.

El primer ministro japonés Yoshihide Suga insistió de su lado en el hecho de que "definir las reglas para una economía mundial libre y equitativa es de una importancia crucial".

Durante los cuatro años de mandato de Donald Trump en la Casa Blanca, las cumbres de la APEC se vieron afectadas por la guerra comercial entre estadounidenses y chinos.

En 2018, en ocasión de la última cumbre del Foro, los dirigentes fracasaron a la hora de firmar una declaración común.