Última Hora

El presidente tayiko, Emomalí Rajmón, afirmó el martes que su país, un pequeño Estado muy pobre de Asia central, ha logrado erradicar la pandemia del coronavirus, pero instó a los ciudadanos a no bajar la guardia.

El país más pobre de la antigua Unión Soviética, gobernado por un régimen autoritario, ha registrado unos 10 casos desde principios de año y ningún fallecimiento, según los datos oficiales.

Sin embargo, expertos sanitarios ponen en duda estas cifras y subrayan que los test de diagnóstico son muy limitados.

En total, en el país de 9,5 millones de habitantes, habría habido 13.308 infecciones y 90 muertes desde el pasado abril.

"Podemos decir con toda confianza que no hay más coronavirus en Tayikistán", dijo Rajmón, de 68 años, en un discurso en el parlamento.

Pero "no debemos bajar la guardia y olvidar las reglas de higiene", advirtió.

El responsable dijo también que todos los viajeros que lleguen al país deberán respetar una cuarentena de 14 días. Debido a la gran pobreza, hay una importante diáspora tayika en Rusia y Kazajistán.

El gobierno de Tayikistán informó de sus primeros casos de covid-10 en abril, justo antes de la llegada al país de una delegación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que iba a realizar una inspección.