Última Hora

El presidente Vladimir Putin instó este domingo a los rusos a vacunarse contra el covid-19, un gesto "necesario", menos de una semana después de que él mismo se inoculara en privado, alejado de las cámaras.

Este llamado tiene lugar en momentos en que Rusia aún está luchando por vacunar a su población, después de casi cuatro meses del lanzamiento de su vacuna insignia, la Sputnik V.

Solamente 4 millones de rusos recibieron las dos dosis y otros 2 millones la primera, o sea, apenas el 4% de la población del enorme país, muy lejos de las tasas registradas en otros países, como Estados Unidos o el Reino Unido.

"Si una persona quiere estar segura, no quiere enfermarse y sufrir los graves efectos tras una dolencia, entonces, claramente, lo mejor es vacunarse", declaró Putin en una entrevista a la televisión pública, reiterando lo "necesario" de este acto.

Putin, de 68 años, fue vacunado el martes contra el coronavirus en privado. Al explicar su decisión, este domingo, afirmó que no quería "hacer el tonto" ante las cámaras.

Tampoco quiso decir qué vacuna, entre las tres desarrolladas en su país, le fue inoculada, y destacó que todas eran eficaces.

A pesar del éxito de la vacuna Sputnik V, homologada por 56 países, la campaña de vacunación aún está luchando por despegar en Rusia, a causa sobre todo de la desconfianza de buena parte de su población.

De acuerdo a un sondeo publicado a comienzos de marzo por el Centro independiente Levada, prácticamente dos tercios de los rusos creen que el covid-19 es un "arma biológica" desarrollada por el hombre, y el 62% de los preguntados no está dispuesto a vacunarse.

Putin, por su parte, consideró este domingo que Rusia podría levantar las restricciones que aún rigen por la pandemia cuando el 70% de los adultos hayan sido vacunados contra el coronavirus.

En su opinión, esta tasa podría alcanzarse en el próximo verano (boreal).