Última Hora

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, llamó este lunes al presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, a llevar una relación bilateral de "entendimiento", tras cuatro años de tensiones con el mandatario saliente, Donald Trump.

"Hacemos un llamado al gobierno de Estados Unidos y en este caso particular al nuevo presidente Biden a trabajar una política de respeto y entendimiento" hacia Nicaragua y América Latina, dijo Ortega durante un mensaje televisado.

"Si Estados Unidos se volcara en esa dirección, cuanto respeto ganaría", dijo Ortega a Biden, quien desde el 20 de enero asumirá las riendas de la Casa Blanca.

El socialista Ortega, en el poder desde el 2007, mantiene relaciones tensas con Washington, que ha impuesto sanciones a más de 24 de sus funcionarios y familiares, señalándolos de corrupción y violación de derechos humanos.

Estados Unidos estrechó aún más su cerco después de que Ortega sofocara por la fuerza protestas en 2018 que pedían su renuncia, con un saldo de 320 muertos, según organismos de derechos humanos. Para el gobernante se trató de un intento de golpe de Estado.

Washington incluye a Nicaragua en lo que llamó la "troika de la tiranía", junto con las socialistas Venezuela y Cuba.

Ortega pidió a Estados Unidos y a la Unión Europea, que también le ha impuesto sanciones, que "entiendan que no aceptamos ser colonia de nadie, que nos dejen trabajar".

Estados Unidos presiona por una reforma de la ley electoral para permitir mayor participación y transparencia en las elecciones presidenciales de noviembre en Nicaragua, en la se espera que Ortega busque un cuarto mandato consecutivo.

Sin referirse a su posible reelección, el presidente habló de dar "continuidad" a su obra, y llamó a la unidad con todos los sectores en una "nueva etapa de revolución de reconciliación".

Ortega, quien ayudo a derrocar a la dictadura de Anastasio Somoza con una insurrección popular liderada por el hoy gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en los años setenta, es acusado por sus oponentes de autoritarismo, corrupción y nepotismo.

Su esposa, Rosario Murillo, lo acompaña en la vicepresidencia desde 2017 y es además la portavoz del gobierno.

Ortega estuvo al frente de una junta de gobierno de 1979 a 1984 y fue presidente de 1985 a 1990. Tras 16 años en oposición regresó al gobierno en 2007.