Última Hora

En Nicaragua, una mujer perdió a su bebé tras una golpiza que la habrían dado paramilitares mientras estaba en la cárcel.

Ángel, quien pidió omitir su identidad por su seguridad, presenció una golpiza propinada por paramilitares a una amiga.

La joven perdió a su bebé de dos meses como consecuencia de los golpes que recibió en el abdomen.

El hecho ocurrió en una cárcel de Granada en julio pasado.

El ginecobstetra que atendió a la joven luego de ser liberada, afirma que el aborto fue provocado por la agresión.

El caso también está documentado por el centro nicaragüense de derechos humanos.

La historia que refiere Ángel es parte de los dos mil casos de malos tratos y torturas documentadas por el centro nicaragüense de derechos humanos.

Cientos de jóvenes que permanecieron protestando contra el gobierno de Ortega en las universidades entre los meses de abril y julio, alegan que la policía los busca en distintos lugares para capturarlos.

Sin poder caminar, luego de recibir dos impactos de bala en su pierna izquierda y ser operada Laura afirma que paramilitares se la llevaron a la fuerza hasta la dirección de auxilio judicial.

Laura, cuya identidad se omite por razones de seguridad, cuenta que estuvo curando heridos en el interior de la universidad nacional autónoma de Nicaragua hasta el 13 de julio, cuando ingresó la policía y grupos armados a desalojarlos.

Ella espera poder volver a caminar y concluir su carrera de medicina.

En las denuncias que recibió el centro nicaragüense de derechos humanos se detalla que las torturas en contra de los jóvenes ocurrieron tanto en la prisión de Chipote como en cárceles clandestinas.