Última Hora

Racquel Symons es una mujer de 20 años de Orange, California, quien decidió romper el silencio y contar su historia a medios internacionales.

Atrás dejó el acoso de sus entonces compañeras de equipo de porrismo, quienes la acosaban constantemente por su peso.

"En el equipo de animadoras, yo ocupaba el puesto de voladora (a quien lanzan hacia arriba) y las que formaban la base eran las encargadas de recogerme, ellas se quejaban de que pesaba demasiado", contó al diario británico Mirror.

Producto de su ansiedad y de la presión que vivía, Symons sufrió desórdenes alimenticios durante un año; cuenta que sufrió anorexia, solo comía huevos duros, atún en agua y verduras y llegó a pesar 40 kilos.

Fue tal el acoso de sus excompañeros de equipo que Symons llegó a temerle a la comida, con tal de no seguir ganando peso y que, eventualmente, la dejaran fuera del equipo de animadoras.

"Mi madre lloraba, me rompía el corazón, me decía que no solo me hacía daño a mí, también se lo hacía a la familia", contó.

Fue su padre quien la llevó con un nutricionista deportivo, quien gracias a una nueva dieta logró reactivar el metabilismo de manera saludable. 

Y fue tal el éxito que dos años después de aquella pesadilla, Symons empezó a competir en fisiculturismo y ha ganado nueve competencias.

"Lo más difícil de mi recuperación fue darme cuenta de que no iba a ganar ni un solo kilo por dejae de comer un trozo de pizza o un helado, que nada de eso me mataría o arruinaría mi cuerpo", enfatizó.