Última Hora

Un hombre de más de 100 kilos será sentenciado este viernes en Inglaterra por la muerte de su hija de tres años.

El hombre es acusado de matar involuntariamente a la pequeña cuando en el 2015 resbaló y cayó sobre ella.

Tras producirse el accidente, el hombre mando a la niña a la cama y le dijo a su esposa que le dolía el estómago, ocultándole la verdad, al día siguiente la pequeña amaneció muerta a causa de los traumatismos sufridos en su zona abdominal, además de lesiones hepáticas y renales.

El hombre admitió su culpa hasta siete meses después según relatan medios internacionales.

"Me mintieron durante siete meses hasta que supe la verdad. Ya no confiaba en nadie después de haber sido traicionada con esto", aseguró la madre ante la corte donde se realiza el juicio.

El hombre dice que este episodio le generó una ansiedad severa que le llevó a perder 44 kg desde la muerte de su hija.