Los gastos militares mundiales sufrieron en 2019 su mayor subida en una década, según un informe del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (Sipri) publicado el lunes.

En el conjunto del año, los gastos de defensa representaron 1,91 billones de dólares en el mundo, es decir una subida del 3,6% en un año, la más importante desde 2010.

"Los gastos militares alcanzaron su nivel más alto desde el final de la Guerra Fría", explicó igualmente Nan Tian, investigador del Sipri, preguntado por la AFP.

El principal presupuesto militar es el de Estados Unidos, que aumentó en un 5,3% en 2019, hasta los 732.000 millones de dólares, lo que significa el 38% del gasto mundial.

Tras siete años de declive, el gasto militar de Estados Unidos volvió a subir en 2018.

Detrás de Estados Unidos viene China, con 261.000 millones de dólares, una subida del 5,1% interanual, y luego India con 71.100 millones de dólares (+6,8% en un año).

En los últimos 25 años, el gasto de defensa de China ha seguido la curva de crecimiento económico del país, y esas inversiones representan igualmente la ambición china de dotarse de "unas fuerzas armadas de clase mundial", explicó Nan Tian.

Esa progresión permite por lo tanto explicar en parte el auge de India, señala el Sipri. 

"Las tensiones y la rivalidad de India con Pakistán y China forman parte de los factores determinantes del aumento del gasto militar" del país, comentó Siemon Wezeman, otro investigador del Instituto, citado en un comunicado.

Los cinco países con más gasto -entre los cuales están Rusia y Arabia Saudita- representan más del 60% del total.

El sexto es Francia y luego Alemania, cuyo gasto aumentó un 10% en 2019, en parte por la percepción de un aumento de la amenaza rusa.