Última Hora

Un pequeño bar en Francia se vio desbordado por la fama luego de que la prestigiosa guía gastronómica Michelin le diera por equivocación una de sus estrellas.

El Bouche à Oreille, situado en la pequeña ciudad de Bourges, apenas tiene dos empleados y se dedica a servir a trabajadores locales. Sin embargo, la obtención de la estrella, uno de los reconocimientos más importantes en el mundo gastronómico, disparó las visitas de clientes interesados en probar su comida.

“Empezamos a estar desbordados. Tengo nuevos clientes que quieren mesas de tres, de cuatro. El problema es que no tengo una gran superficie y solo cuatro manos", explicó Verónique, propietaria del establecimiento y una de sus dos trabajadoras, en declaraciones reproducidas por Antena 3.

El restaurante al que realmente iba dirigido el reconocimiento es el Bouche à Oreille pero de Boutervilliers, un refinado restaurante a 150 kilómetros cuyo menú de degustación es de 48 euros (casi ₡30.000).

“Es un pequeño percance sin perjuicio y que ha ya sido rectificado. ¡Nada grave! Llamé a la encargada de Bourges y nos reímos. Me alegra mucho que este error le haya ayudado en sus ventas”, aseguró el chef Aymeric Dreux, al que algún cliente le llegó a preguntar si se habían mudado.

Dreux incluso invitó a Verónique a una cena en su restaurante para celebrar la jocosa situación.