Última Hora

Un jurado de Nueva York declaró el lunes culpable de narcotráfico al hondureño Geovanny Fuentes Ramírez, un golpe para el presidente de Honduras, descrito por la justicia estadounidense como socio del acusado en la producción y tráfico de toneladas de cocaína a Estados Unidos.

Luego de dos semanas de juicio y un día y medio de deliberaciones, el jurado decidió por unanimidad que Fuentes es culpable de los dos delitos de narcotráfico y un delito de posesión de armas de fuego de los que era acusado.

El juicio abordó la corrupción arraigada al más alto nivel político en Honduras, así como en la policía, las fuerzas armadas y el sistema judicial.

Los fiscales del distrito sur de Nueva York dijeron en el proceso que todos los presidentes de Honduras desde 2006, incluido el actual mandatario Juan Orlando Hernández, han recibido sobornos de narcotraficantes a cambio de protección y de la promesa de no ser extraditados.

"Creo que Fuentes fue una víctima colateral del deseo del gobierno (estadounidense) de procesar al presidente Hernández. Asumo que en algún momento habrá una inculpación (contra el mandatario) si no hay una ya, y el presidente tendrá que lidiar con eso", dijo su abogado Avi Moskowitz a Inner City Press tras el veredicto.

Arrestado hace un año por la DEA, la agencia antidrogas estadounidense, Fuentes era "un traficante de cocaína despiadado, poderoso y asesino en Honduras. Facilitaba el envío de grandes cargamentos de cocaína sobornando a Juan Orlando Hernández Alvarado, entonces presidente del Congreso Nacional de Honduras y actualmente el presidente de Honduras", dijo por su lado la fiscal del distrito sur de Manhattan, Audrey Strauss, en un comunicado.

"Hernández Alvarado dio instrucciones a Fuentes Ramírez para que se reportara directamente al co-conspirador y exdiputado hondureño Tony Hernández, el hermano del presidente" hallado culpable en 2019 de traficar 185 toneladas de cocaína a Estados Unidos, y ahora Fuentes "enfrenta la posibilidad de pasar el resto de su vida tras las rejas", advirtió la fiscal.

"En sus propias narices"

Un testigo que colaboró con la justicia contó al jurado que en 2013 vio a Fuentes entregar a Juan Orlando Hernández, entonces candidato a la presidencia de Honduras, 25.000 dólares en sobornos a cambio de protección.

Los fiscales neoyorquinos afirmaron en el juicio que Hernández fue incluso más allá y se asoció con Fuentes para producir cocaína en un laboratorio instalado en Cerro Negro, Honduras, y para traficar drogas a Estados Unidos, aunque no se conoce aún una inculpación en su contra.

El testigo, un contador que lavaba dinero de la droga y que fue presentado bajo una identidad falsa por motivos de seguridad, contó al jurado que en esa reunión con Fuentes el presidente dijo: "Seremos intocables (...) Le vamos a meter la droga a los gringos en sus propias narices y no se van a dar ni cuenta".

El exlíder del cartel hondureño Los Cachiros, Leonel Rivera, que confiesa haber matado u ordenado la muerte de 78 personas y cooperó también con fiscalía, testificó por su lado que pagó a Juan Orlando Hernández un soborno de 250.000 dólares a cambio de protección.

"Corrupción sistémica"

Adriana Beltrán, directora para seguridad ciudadana del centro de análisis Washington Office on Latin America (WOLA), dijo a la AFP que en Honduras existe "una corrupción sistémica" y que el veredicto de culpable para Fuentes es "un golpe" para Juan Orlando Hernández.

Tras este proceso y el que tuvo lugar en Nueva York en octubre de 2019 contra Tony Hernández, "cada vez hay más evidencia que apunta a la presunta participación del presidente en actividades de crimen organizado en el país", señaló.

El presidente niega todas las acusaciones y dice que Rivera mintió para reducir su pena de cárcel de cadena perpetua y para vengarse de su combate al narcotráfico.

"Cualquier narrativa sobre la batalla contra el narcotráfico en Honduras que omita la reducción sin precedentes del 95% (datos oficiales de USA) que logramos, generalmente es solo un vehículo para titulares dramáticos para promover el falso testimonio de los narcos que derrotamos", tuiteó el lunes Hernández.

La sentencia de Fuentes fue fijada para el 22 de junio, pero antes, el 30 de marzo, el juez federal de Manhattan Kevin Castel anunciará su sentencia para Juan Antonio "Tony" Hernández.

Fabio Lobo, hijo del expresidente de Honduras Porfirio "Pepe" Lobo (2010-2014), fue sentenciado en 2017 en Nueva York a 24 años de cárcel por el tráfico de 1,4 toneladas de cocaína a Estados Unidos.