Última Hora

Washington, Estados Unidos | Legisladores de Estados Unidos lanzaron este jueves un torrente de críticas contra los líderes de las plataformas de internet, a las que culpan de amplificar contenidos falsos e incitar a la violencia, en momentos en que estas compañías prometen nuevas regulaciones para frenar la creciente desinformación digital.

La audiencia en el Congreso, que se realizó de forma remota, era la cuarta para Mark Zuckerberg, de Facebook, y Jack Dorsey, de Twitter, desde julio, y la tercera para Sundar Pichai, de Google, que han estado en el punto de mira de demócratas y republicanos por igual.

El debate tuvo un inicio convulso con los legisladores rebatiendo las explicaciones de los ejecutivos sobre sus esfuerzos para acabar con el contenido dañino.

"Está ahora dolorosamente claro que ni el mercado, ni la presión pública forzarán a las empresas de redes sociales a tomar las acciones firmes necesarias para eliminar la desinformación y el extremismo de sus plataformas, y por ello es momento de que el Congreso y este comité legislen", aseguró el diputado Frank Pallone, presidente de la comisión de la Cámara de Representantes en la que se desarrolla la audiencia.

"En lugar de limitar la difusión de esta información, Facebook, Google y Twitter han creado modelos de negocio que explotan la preferencia del cerebro humano por el contenido divisivo para enganchar a los estadounidenses a sus plataformas en contra del interés público", agregó.

Durante la audiencia, los demócratas criticaron a las plataformas por no haber logrado frenar la desinformación sobre las vacunas contra el covid-19 ni las incitaciones previas al ataque contra el Capitolio del 6 de enero en Washington. Los republicanos, de su lado, retomaron sus quejas sobre el supuesto sesgo contra los conservadores de las redes sociales.

El ataque contra el Capitalio fue "motivado, comenzado y alimentado por sus plataformas", denunció el diputado demócrata Mike Doyle.

- Libertad de expresión vs. moderación -

Los ejecutivos aseguraron, sin embargo, que se empleaban a fondo para evitar el contenido dañino.

"Creemos en la libertad de expresión, creemos en el debate libre y el diálogo para encontrar la verdad", afirmó Dorsey.

"Al mismo tiempo debemos equilibrar eso con nuestro deseo de que nuestro servicio no se use para sembrar confusión, división o distracción. Eso hace que la libertad para moderar contenido sea fundamental para nosotros", añadió.

Zuckerberg afirmó que luchar contra el contenido falso y dañino es un reto complejo. "La gente frecuentemente dice cosas que no son verificables, pero que hablan de sus experiencias vividas". 

"Creo que tenemos que ser cuidadosos al restringir eso, por ejemplo, si alguien se siente intimidado o discriminado mientras vota. Creo que deben poder compartir su experiencia... No creo que nadie quiera un mundo donde solo puedes decir cosas que las compañías privadas juzgan que son verdad", agregó.

No obstante, el fundador de Facebook añadió: "tampoco queremos que se difunda desinformación que socave la confianza en las vacunas, disuada a la gente de votar o cause otros daños".

Pichai, cuya compañía incluye a YouTube, defendió las acciones de la plataforma de video, diciendo que habían "suprimido 850.000 videos y bloqueado cerca de 100 millones de anuncios ligados al covid en 2020". 

- Reformas -

Zuckerberg ofreció a los legisladores una propuesta para reformar una ley de 1996 que protege a las plataformas del contenido publicado por terceros, sugiriendo que las compañías tienen sistemas para filtrar y retirar contenido ilegal.

Aunque los diputados pretenden realizar sus propias propuestas de reforma. 

"La regulación que buscamos no trata de limitar la libertad de expresión protegida por la Constitución, pero debe hacer responsables a las plataformas cuando son usadas para incitar a la violencia y el odio o, como en el caso de la pandemia del covid, difundir desinformación que cuesta miles de vidas", afirmó el diputado demócrata Jan Schakowsky.

Algunos legisladores argumentaron que plataformas como Facebook usan algoritmos que amplifican el contenido incendiario y tratan de mantener a la gente adicta a sus redes para aumentar sus ingresos.

"Hay una percepción bastante errónea de cómo trabajan los algoritmos", replicó Zuckerberg, quien dijo que las redes tratan de "ayudar a la gente a que tenga interacciones sociales significativas".

"Eso es muy diferente a instalar un algoritmo" que lleve a la adicción, defendió.