Última Hora

El Congreso de Chile aprobó este miércoles el aumento gradual de las pensiones mínimas hasta un 50%, un proyecto de ley del gobierno que busca responder a una de las demandas más sentidas de los chilenos en medio de la crisis social que estalló en octubre.

El proyecto mejorará las pensiones a 1,6 millones de personas con el fin de que "reciban jubilaciones por sobre la línea de la pobreza", indicó un comunicado del Senado.

La norma contempla un aumento desde diciembre de las pensiones mínimas en un 50%, de unos 130 a 207 dólares por mes para mayores de 80 años. Para quienes tienen entre 75 y 79 años, el aumento será de 30%, y un 25% favorecerá a los pensionados menores de 75 años.

En enero de 2022 se alcanzará un incremento de 50% para el total de los beneficiarios, agregó la nota.

La ley busca satisfacer una de las mayores demandas de los chilenos que es mejorar las pensiones que reciben los adultos mayores y que en la actualidad son bajísimas, incluso por debajo del salario mínimo que ronda los 400 dólares por mes en promedio.

Pero el proyecto no dio cabida a la demanda de realizar un cambio profundo al sistema privado de pensiones que se mantiene como herencia de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y que ha sido repudiado en las manifestaciones durante la crisis social.

El convenio compromete también una rebaja de 50% de la tarifa normal del transporte público para los mayores de 65 años, junto con una disminución en el valor de los medicamentos, que absorbe gran parte del presupuesto de las familias en Chile, donde los precios de los originales alcanzan su mayor valor en América Latina.

En medio de un estallido social en el que se han producido violentos disturbios además del saqueo e incendio de comercios, con un saldo de 23 muertos y miles de heridos en siete semanas, los manifestantes también han exigido una nueva Constitución, mejoras en la educación y en la salud.

El Congreso, asimismo, aprobó hace dos semanas un acuerdo para que un plebiscito decida en abril si se reforma o no la Constitución vigente desde la dictadura