Última Hora

El uso de la inteligencia artificial (IA) es una prioridad para muchos ejecutivos y emprendedores; sin embargo, se está generando mucha analítica alrededor de este tema. 

Si bien existe preocupación sobre las implicaciones sociales de la IA, las organizaciones más reflexivas buscan comprender cómo esta tecnología puede, más bien, aumentar de manera efectiva a los humanos.

La innovación tecnológica avanza más rápido que nunca. En términos de administrar un negocio exitoso, las personas deben estar al tanto de los desarrollos dentro de todas las áreas de la tecnología: desde la IA y el "Internet de las cosas" hasta la impresión 3D, las energías renovables y el potencial de trabajo remoto. 

La tecnología puede colaborar utilizando soluciones de mensajería, que permiten a las empresas separar las conversaciones en canales para facilitar la organización y la referencia. Las soluciones de gestión de proyectos permiten a las empresas organizarse de forma eficaz, asignar tareas, realizar un seguimiento del progreso y mantener los cronogramas.

Pero, para entender y comprender más sobre este tema, Teletica.com entrevistó a Maikol Zumbado, director de Tecnología de Prodigious y experto en tecnología artificial.

¿Qué es la Inteligencia Artificial?

La Inteligencia Artificial (IA) es básicamente un conjunto de algoritmos que simplifican las tareas que hacemos cotidianamente, tareas que son repetitivas, que toman mucho tiempo para ejecutarse y transferirlas a lenguaje computacional.

¿Cómo se crea la IA?

Básicamente tomamos cada una de estas tareas mediante un algoritmo en un sistema computacional y las ejecutamos en fracción de segundos.

¿Cuáles serían ejemplos de IA?

Un ejemplo tal vez cotidiano es cuando tenemos una lista de imágenes que revisar, una lista de fotografías que tenemos que revisar y catalogarlas. Dependiendo de la cantidad de fotos nos tomaría horas hacerlo y, de repente, tenemos un margen donde comenzamos a ver errores, cosas que no se capturaron de forma adecuada.

A la hora de entrenar un algoritmo de estos a que entienda cuáles son estas imágenes y las clasifique por si solo, empieza a encontrar patrones, estos patrones básicamente indican al sistema que lo que vio en esa imagen es de un color, tiene una cierta forma, es una figura en específico, un animal, una casa, un edificio, exactamente el proceso que seguiríamos nosotros mediante la observación.

Entonces, a la hora de tratar de migrar esto a los sistemas, logramos que un sistema computacional logre hacer el procesamiento de miles de millones de imágenes en cuestión de segundos, básicamente ahí es donde comenzamos a ver los beneficios de la IA.

¿Qué beneficios tiene la IA?

La agilidad de ejecutar ciertos procesos, así logramos que el ser humano, en lugar de invertir su tiempo en tareas repetitivas, donde la probabilidad de error crece cada vez más, porque el ser humano se cansa de estar revisando una tarea repetitiva, migramos estas tareas hacia la IA y dejamos que sea la máquina quien procese de forma repetitiva estas tareas y eso permite que el ser humano invierta tiempo en tareas que van a aportar más valor al proceso: revisar con detalle casos que son excepcionales, que salen un poco de lo común y, además, el uso de su tiempo va a ser mucho más eficiente.

¿Cómo funciona la IA en las producciones y el comercio?

La IA es aplicada en la producción mediante la toma de datos históricos décadas atrás, básicamente los datos que nos dicen qué tan eficiente ha sido la producción, qué factores han influido en optimizaciones y predecir así cuáles son las mejores combinaciones de factores dentro de la producción, qué cambios hay que hacer para optimizarla y lograr mejores resultados.

Esto es aplicable, por ejemplo, a las cosechas, a la producción de manufactura, donde es muy difícil a través de datos manuales lograr identificar estas tendencias, estos factores que han hecho que históricamente la producción sea lo más eficiente posible.

 ¿Cómo funciona la IA en comercio electrónico?

Utiliza la experiencia de los usuarios, sus gustos, factores geográficos, demográficos, para identificar cuáles son estos grupos de consumidores que son más propensos a que les guste un producto u otro.

Ejemplo, una empresa que tiene 50 o 60 productores, que ofrece a sus clientes y que aplica la IA, logra detectar cuáles son las tendencias que llevan los consumidores y a través de un algoritmo de IA predecir en un 97% cuáles son las opciones que va a escoger cada uno de estos clientes.

¿Cómo se podría utilizar la IA en la vida diaria o en un hogar?

Esto se puede ver, por ejemplo, en los famosos asistentes de voz, desde nuestro celular, ya sea a través de Siri con Apple o el asistente de Google, Alexa. Son asistentes que nos ayudan a simplificar un poco procesos que son manuales que requieren que el ser humano los configure a través de un control remoto. Esto busca procesar de forma natural el lenguaje, entonces traduce nuestra voz en comandos, simplificado a acciones a realizar, desde saber cómo está el clima u horarios de tiendas.

Netflix es otro ejemplo, cuando estamos viendo nuestros programas favoritos, Netflix empieza a recopilar nuestros gustos y preferencias para, en base a eso, sugerir recomendaciones, lo mismo ocurre con Amazon, EBay y otras páginas de ventas.

¿Cuál es el papel de la medicina dentro de la IA?

En la medicina existen muchas simulaciones que se realizan gracias a los datos adquiridos, múltiples factores que ayudan al ser humano a entender cuál es el comportamiento de ciertas enfermedades.

Por ejemplo, hay algoritmos que han logrado detectar con una gran precisión cuándo son las épocas donde van a haber más personas enfermas de X virus en diferentes países.

Así las compañías farmacéuticas y los servicios de salud pueden prepararse de mejor manera para enfrentar estas situaciones.

Impacto de la Inteligencia Artificial en Latinoamérica y Costa Rica

Uno de los principales usos que le damos a la IA es en las cosechas y la producción agrícola, existen centros de investigación que durante todo el año estudian los terrenos y los diferentes factores climatológicos que pueden afectar las siembras y las semillas y ellos utilizan toda esa información para ayudar a los agricultores.

Otro ejemplo son los bancos, la entidad financiera está muy avanzada en tema de IA, ellos utilizan datos históricos para poder analizar el comportamiento de clientes, en la detección anticipada de fraudes. En este país hay muchas empresas consultoras que trabajan en proyectos de IA para mejorar los productos de los bancos que ayudan a identificar productos que no se están moviendo adecuadamente o que no son los predilectos de los clientes.

¿Viene la IA a sustituir trabajo humano y, por ende, generar despidos?

Esto depende, no necesariamente va a sustituir al ser humano, viene a ayudarle a optimizar su conocimiento, esto quiere decir que nos va a ampliar lo que conocemos sobre un tema.

Un sistema experto que conoce los medicamentos, cómo funcionan, sus efectos secundarios y demás, puede tomar más datos de lo que puede tomar un ser humano, analizarlos y entregar información mucho más extensa que lo que podría abarcar una persona.

Para una persona joven “socializar” con la IA no sería problema, pero ¿qué pasaría con las generaciones que no son tan amigables con la tecnología?

La diferencia generacional no debería ser un problema determinante, es cierto que las generaciones más jóvenes se familiarizan rápidamente con la tecnología, pero la forma de utilizar es mucho más sencilla.

Entonces poco a poco cualquier persona de cualquier edad y conocimiento se puede ir familiarizando con los conocimientos.

¿Es peligrosa la IA?

La IA no es peligrosa, ha tenido mala fama debido principalmente a cómo la muestran las películas de acción, donde un robot se rebela contra la sociedad e incluso asesina gente.

Realmente no están mostrando la cara de la IA que es la que estamos viviendo ahora, un sistema experto capaz de analizar y entender datos a una velocidad mucho mayor a la que un grupo de personas puede abarcar.

Nos da acceso a datos históricos, integrar datos y factores que son muy difíciles de conectar de manera manual.

El único riesgo que puede tener es un poco el sesgo que se va creando a partir de los datos que tenemos.

Por eso es importante tener un muestreo adecuado y calidad de datos adecuada, para que las proyecciones que se generen sean las más acertadas.

¿Llegará algún día la IA a sustituir las labores humanas?

Las labores humanas repetitivas sí, donde hablamos acerca de un trabajo que requiere solamente ejecutar lo mismo una y otra vez, de repente se puede modificar, no necesariamente termina siendo una labor repetitiva, sino que IA puede venir a sustituir esa parte por algo que aporte más valor.

Ya no es solo llegar a poner una estampilla o un sello a una caja, sino que nos aseguramos de que su proceso sea de mejor calidad.

¿La IA abriría más la brecha entre pobres y ricos? En relación con que la tecnología no siempre está al alcance de todos.

No debería, ya que la IA es una tecnología que debe ser accesible y alcanzable por todos, es importante la parte del entrenamiento, algunos están de forma gratuita en Internet y pueden ser accesados por cualquier persona.

¿Es inminente que la IA llegue a formar parte de nuestro diario vivir?

La IA ya es parte de la vida diaria, así lo notemos o no, cada vez que interactuamos con sistemas como comercio electrónico, páginas web, sin saberlo estamos utilizando información en favor de esa experiencia del usuario.

Al usar los chatsbots, los televisores inteligentes, entre otros, emitimos datos que son usados por la IA para predecir información a futuro.

¿Podría la IA motivar a que se genere el distanciamiento humano, si se llegara a tratar con robots inteligentes?

Sí crea una brecha o distanciamiento social, ya que no es en todo momento que estamos interactuando con personas, el ejemplo más clásico son los call center, cuando tenemos un problema con algo y ocupamos soporte, la primera respuesta siempre va a ser un chatbot: un robot inteligente que sabe cuáles son las preguntas más frecuentes con las que se derivan los productos en sí, entonces tenemos las primeras respuestas a través de un robot.

Ese es el ejemplo más claro, pero siempre se va a requerir la intervención humana en un punto.

Los sistemas inteligentes no han llegado todavía al punto, ni se espera que lleguen, de sustituir realmente una interacción completa humana.