Última Hora

El Centro para Contrarrestar el Odio Digital (CCDH por sus siglas en inglés), una ONG dedicada al monitoreo de redes sociales, descubrió que los nuevos usuarios de Instagram estaban expuestas a grandes cantidades de desinformación a través de las recomendaciones algorítmicas de la plataforma. Esto mediante el menú "exploración" y la función de "publicaciones sugeridas", que se introdujo en agosto de 2020 y muestra publicaciones nuevas a los usuarios. Los 409 perfiles en redes sociales estudiados que promueven la "antivacunación”, suman conjuntamente alrededor de 58 millones de usuarios.

Según el informe del CCDH, Malgorithm, la exposición a la desinformación es más frecuente para nuevos usuarios que siguieron una combinación de cuentas que incluían a personalidades "antivacunas” o ciertos "influencers” del bienestar. Incluso, los voluntarios que siguieron a 10 cuentas con mensjes antivacunas, por ejemplo, recibieron recomendaciones de publicaciones que promovían teorías de conspiración antisemitas. Numerosos mensajes afirmaban que "no había pandemia", y otros pedían a la gente que "dejara de hacerse pruebas" o "dejara de usar mascarilla".

"Es increíble que mientras la pandemia se extendía por todo el mundo, Instagram lanzara una nueva función que animaba a los usuarios a ver teorías conspiratorias y mentiras sobre COVID-19 y las vacunas", dijo el director ejecutivo de CCDH, Imran Ahmed. Esta función fue creada para su propio beneficio, para mantener a la gente enganchada a la aplicación y y así poder mostrarles más anuncios".

"Los algoritmos que recomiendan contenidos son obra de un editor que elige lo que ven los lectores, no una plataforma neutral. Esto tiene serias implicaciones legales y regulatorias para las compañías de medios sociales y evidencia su responsabilidad ante el daño a los individuos y a la sociedad."

Facebook responde

Por su parte, Facebook, propietaria de Instagram, dijo en un comunicado que la investigación estaba desactualizada y era engañosa. "Compartimos el objetivo de reducir la difusión de la desinformación, pero esta investigación está desfasada cinco meses. Además, utiliza un tamaño de muestra de solo 104 publicaciones, en comparación con los 12 millones de piezas de desinformación sobre las vacunas y COVID-19 que hemos eliminado de Facebook e Instagram desde el comienzo de la pandemia", dijo un portavoz.

"Nos hemos centrado en conectar a la gente con información creíble, por lo que hemos dirigido más de 10 millones de búsquedas hasta ahora relacionadas con COVID-19 y las vacunas, a fuentes sanitarias autorizadas como el NHS y los sitios web gubernamentales. También estamos trabajando en mejoras de búsqueda en Instagram, para que las cuentas que desaconsejan las vacunas sean más difíciles de encontrar."