Última Hora

Al menos 2.853 personas fueron asesinadas por los diferentes cuerpos armados del Estado venezolano en 2020, denunció la organización no gubernamental Provea este martes.

PNB y su grupo élite FAES, el más letal

El cuerpo señalado como responsable de más muertes es la Policía Nacional Bolivariana (PNB), principalmente a través del grupo élite de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), el cual la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos pidió que fuera disuelto, indicó Provea.

La PNB "fue responsable de 672 asesinatos, lo cual representa 23,55% del total", destaca la ONG como parte de la iniciativa Lupa por la Vida, un proyecto de investigación y divulgación del impacto de la violencia policial y militar, enfocado en ejecuciones extrajudiciales.

El principal "centro de operaciones" del FAES "son las barriadas donde habitan los pobres en las ciudades y pueblos de Venezuela y algunas áreas rurales".

Por detrás, se ubican los cuerpos policiales estatales, con 721 presuntas ejecuciones (25,71%), el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), con 593 casos (17,52%); y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), con 359, mayormente a través de su Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Jóvenes pobres fueron las principales víctimas de "falsos positivos"

De acuerdo a Provea, "la mayoría de las víctimas fueron jóvenes de sectores populares entre 18 y 30 años de edad, lo que indica un patrón de discriminación que pone en riesgo la vida de los jóvenes".

En 2020, el noroccidental estado Zulia (fronterizo con Colombia) fue el que registró más muertes con 667, seguido de Aragua con 297, Bolívar (269) y Lara (193).

La organización también observa que "en la mayoría de los asesinatos perpetrados por la fuerza pública, por la vía del testimonio de familiares, se aportan elementos suficientes que conducen a presumir de que se trata de ejecuciones extrajudiciales".

"De hecho, se constata el manejo de los falsos enfrentamientos, lo que se viene conociendo en América Latina como falsos positivos", apunta.