Última Hora

Nicaragua exigió este lunes la "no injerencia de cualquier Gobierno extranjero" en sus asuntos internos, afirmó no ser "una amenaza para ningún país del mundo", y demandó el cese de las sanciones internacionales que, según dijo, en tiempos de pandemia "eleva su ilegalidad al nivel de crimen de lesa humanidad".

En un mensaje titulado "Nicaragua: En defensa de la soberanía nacional y el estado de derecho", el Ejecutivo se quejó de que "se está desarrollando un ataque implacable y sin precedentes en contra del pueblo y Gobierno de Nicaragua, impulsado por falsas narrativas propugnadas por medios de comunicación de la derecha y "figuras de la oposición" financiados por Estados Unidos".

Ese mensaje se da en medio de los llamados de la comunidad internacional para frenar los arrestos de opositores en Nicaragua, incluido cuatro aspirantes a la Presidencia, a falta de cinco meses de los comicios en los que el presidente Daniel Ortega busca una nueva reelección. También a un día de que el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) celebre una sesión virtual extraordinaria para "abordar la situación en Nicaragua", a solicitud de Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Estados Unidos, Paraguay y Perú.

En octubre pasado, la Asamblea General de la OEA llamó al Gobierno de Ortega a realizar reformas a la Ley Electoral que garantizaran unas elecciones creíbles a más tardar en mayo, lo que, a juicio de los opositores locales, no se ha dado.

Justificación de detenciones a opositores

Por otro lado, el Gobierno nicaragüense expuso su punto de vista sobre los arrestos de los opositores, entre los que destacó el de la aspirante presidencial Cristiana Chamorro, quien es la figura de la oposición con mayor probabilidad de ganar las elecciones de noviembre, según una encuesta de la firma CID Gallup.

"Lo único que este grupo de usurpadores de la oposición tiene en común es su lealtad al Gobierno de los Estados Unidos de América y el hecho de que, directamente o a través de sus respectivas ONGs, han recibido millones de dólares en dinero del pueblo estadounidense a través de USAID, NED, IRI y otras agencias, con el objetivo de derrocar" al Gobierno de Ortega, indicó.