Última Hora

Diferentes partidos políticos reaccionaron, este viernes, a la recomendación que el Ministerio de Salud le realizó a Liberación Nacional de suspender sus procesos internos como prevención por el COVID-19, advertencia que también aplicaría para el resto de las agrupaciones partidarias.

Los partidos calificaron la posición de Salud como arbitraria e injustificada, al tiempo que criticaron también la intromisión del Ejecutivo en temas que son exclusivos de ellos y del proceso democrático.

“Es un golpe a la democracia, no lo vamos a permitir, estamos solicitando una reunión urgente con los magistrados y la oficina de partidos políticos del TSE para hablar con ellos.

“En ningún lugar del mundo se han suspendido las elecciones y el oficio no viene sustentado en ciencia y técnica. No se indica ni se demuestra con ejemplos el caso de otros países en donde se hayan realizado elecciones y que tuviera la consecuencia de ver aumentado el contagio”, dijo el presidente del PUSC, Randall Quirós.

Nueva República, que se apresta para participar del venidero proceso electoral por primera vez en su historia, de la mano de Fabricio Alvarado, argumentó que el Gobierno está utilizando la situación sanitaria actual como un pretexto para “mancillar a su antojo nuestras libertades y derechos más básicos”.

“Existen maneras y alternativas de llevar a cabo los procesos electorales internos con el cumplimiento de las medidas y protocolos de salud. Una cosa es recomendar que se sigan estrictamente todos los protocolos y otra muy distinta es emitir opinión de que no se ejecuten procesos internos de los partidos políticos, lo cual pondría en riesgo elecciones de 2022”, dijo la jefa de fracción Carmen Chan, un criterio que según el presidente de la agrupación, Francisco Prendas, es también el del partido.

Liberación Nacional, que está a la espera de la respuesta a un oficio que envió al Tribunal Supremo de Elecciones con carácter urgente, cuestionó también mediante su secretario general, Gustavo Viales, la imprudencia del presidente Carlos Alvarado al incluirse en la discusión.

“Yo veo con cierta incertidumbre y cierto descuido que el Ministerio de la Presidencia y el propio Presidente se atrevan a hacer comunicación con el TSE. Este es un tema absolutamente electoral y por normativa ellos no deberían inmiscuirse.

“No veo prudente que el mandatario se inmiscuya en un proceso de elección interna de un partido político ni que la ministra de la Presidencia envíe un oficio a los magistrados, lo que hacen más bien es enredar el asunto”, dijo.

El mandatario manifestó ayer en sus redes sociales que el Gobierno se puso a disposición del Tribunal Supremo de Elecciones para encontrar el necesario equilibrio entre los esfuerzos sanitarios contra el COVID-19 y los procesos internos de los partidos.

Esa posición fue posteriormente respaldada por un oficio enviado por la ministra Geaninna Dinarte al presidente del Tribunal, Luis Antonio Sobrado.

De momento, el TSE se ha limitado a confirmar que está en análisis de la situación.