Última Hora

Noruega renunció definitivamente a la vacuna anticovid de AstraZeneca y mantiene la suspensión de la de Johnson & Johnson, aunque éste último fármaco podrá ser inyectado a los que lo deseen expresamente, anunció el miércoles el gobierno.

La primera ministra Erna Solberg justificó esas medidas ante los riesgos raros, pero graves, que pueden provocar esas vacunas, que utilizan la misma tecnología del adenovirus.

Un comité de expertos convocado por el gobierno ya se había pronunciado este lunes contra la autorización de las vacunas anticovid de ambas multinacionales. Noruega suspendió el uso del inyectable de AstraZeneca en marzo.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendaron continuar usando la vacuna de AstraZeneca, al considerar que sus beneficios superan los riesgos.

El fármaco de AstraZeneca provocó algunos casos de trombosis, y la vacuna de J&J también provocó los mismos efectos, aunque muy excepcionales, en Estados Unidos.

Noruega no llegó a aplicar la vacuna de J&J, pero tiene una reserva.