Última Hora

Una bebé de apenas un año murió por COVID-19 y se convirtió en la víctima más joven de la enfermedad en el país.

Ella falleció en el Hospital Nacional de Niños el pasado 9 de junio. Ingresó contagiada del virus y en una condición delicada. 

Estuvo dos días en la Unidad de Cuidados Intensivos antes de perder la batalla.

“Es una niña de 1 año y 8 meses con una condición médica predisponente. Vino al hospital muy grave y falleció en la Unidad de Cuidado Intensivo”, confirmó a Teletica.com la directora del centro médico, Olga Arguedas.

La doctora explicó que, en este caso particular, consideran que el deceso ocurrió producto de la enfermedad. Esta es la primera vez que se registra una muerte por y no con COVID-19: los demás niños que han muerto tras el contagio tenían una enfermedad terminal.

“Los otros niños tenían una condición médica que se consideraba ya terminal, tuvieron COVID y esto aceleró su proceso, pero eran chicos con un pronóstico médico muy reservado. En el caso de esta niña, aún cuando tenía una condición predisponente grave, el virus sí fue la causa de su fallecimiento. Ella no tenía una malignidad, los demás sí”, explicó Arguedas.

Con esta muerte, ya son cinco los menores que han perdido la vida por causas relacionadas con el virus. Este 2021 se contabilizan dos: la niña de año y ocho meses y otro bebé de dos años.

Aumento de hospitalizaciones en niños

Del total de fallecidos, solo un 0.11% son niños. A pesar de esto, las autoridades no bajan la guardia: todo lo contrario.

“Sigue siendo bajo, pero estamos un poco preocupados. El mes de mayo fue el mes con el mayor número de internamientos por COVID que hemos visto en toda la pandemia. Tuvimos 32 hospitalizados confirmados”, añadió. 

Junio también se mantiene bastante activo. Actualmente, hay 11 niños hospitalizados por el virus, cinco de ellos en cuidados intensivos.