Última Hora

Este lunes, Wall Street suspendió suspendió su operación apenas abrió luego de que su índice S&P 500 cayera más de 7%. Al reabrir, los corredores seguían intranquilos y el Dow Jones caía 11,4%, incluso más que su baja de casi 10% al momento de detener intercambiosLas bolsas europeas también se desplomaron con caídas de entre el 5 y 11%, mientras que el barril de petróleo Brent tocó su nivel más bajo desde 2016, en un contexto de pánico por el coronavirus a pesar del esfuerzo de los bancos centrales.Según los analistas este efecto obedece a las expectativas negativas sobre el impacto económico que tendrá el Covid-19 en los próximos meses.Consultado por Teletica.com, el Gerente General de BN Valores, Melvin Garita, explicó los efectos que esto tendrá para Costa Rica. “Algunas estimaciones para la economía estadounidense -la más grande del mundo- indican que en el II trimestre del presente año esa economía se contraería un 5% respecto al I trimestre. Esta contracción económica debería tener un impacto en el crecimiento mundial, así como en el costarricense, generando localmente mayores problemas socioeconómicos, como desempleo y pobreza, además de la mayor demanda de servicios de salud”.Intervención sin efectos La caída de este lunes se dio luego de que varios bancos centrales tomaran decisiones para impulsar el crecimiento económico. El domingo, la Reserva Federal estadounidense (Fed) bajó su tasa de referencia a 0%-0,25% y anunció que iba a volcar al mercado 700.000 millones de dólares. La última vez que se hizo una baja tan fuerte fue en diciembre de 2008, en medio de la crisis financiera.Paralelamente, el Banco Central Europeo y los bancos centrales de Reino Unido, Japón, Suiza y Canadá flexibilizaron condiciones de intercambios de divisas entre ellos, para garantizar un suministro suficiente en dólares.Sin embargo, esas medidas no lograron tranquilizar a los mercados.Según Garita, esto se debe a la incertidumbre que existe sobre los efectos que tendrá el coronavirus a nivel mundial.“Los bancos centrales y los Ministerios de Hacienda alrededor del mundo han aplicado las medidas que están a su alcance para mitigar los efectos del aislamiento social, lo que haría que la contracción sea menor, sin embargo, hay que tener claro que estamos en un territorio inexplorado, y que muchos de los instrumentos económicos a implementar no tienen injerencia en las medidas sanitarias que están golpeando las cadenas de valor de las empresas alrededor del mundo”.De momento el covid-19 ha causado unas 6.500 muertes en el mundo, de los cuales más de 2.300 se concentran en Europa.