Última Hora

Hace seis años una familia lo construyó en San Francisco de La Palmera. El dueño recorta las amapolas cada 22 días y aseguran que la mayoría de personas se pierden en él. ¿Se animaría a entrar?