Última Hora

"Es curvo, no doblado". Así anunció Samsung su último celular, el  Galaxy S6 Edge. Claro que cuando Square Trade –empresa aseguradora de teléfonos móviles– le aplicó una presión de 110 libras (49 kilos), el S6 pasó de curvo a doblado y Samsung se molestó.

Samsung ha solicitado a Square Trade revisar la prueba, ya que en su opinión, "puede inducir a error a los consumidores", explicó BBC Mundo, mientras que cnet.com señala que se repita el experimento.

La publicación de BBC da pistas de dónde viene la molestia de la marca surcoreana.

“Samsung y Apple llevan años lanzándose dentelladas (en tribunales o en sus campañas publicitarias), y su último choque fue a costa de la supuesta fragilidad del iPhone 6 de Apple”.

En Cnet aclaran que la prueba lleva a los aparatos al límite, y explican que Samsung considera que ese nivel de presión es poco usual.

En su blog, tras realizar pruebas, los de Samsung aseguran que el S6 soporta los 30 kilogramos de presión que normalmente se ejercen al hacer fuerza contra el bolsillo de atrás de un pantalón.

Un experto consultado por BBC fue claro de la lección que considera debe aprender Samsung.

“La próxima vez que veas a un competidor con un problema tienes que ser mucho más cuidadoso", porque no se deben tirar piedras cuando se tiene techo de cristal.