Última Hora

El Ministerio de Seguridad Pública (MSP) informó que ya se registran tres embarcaciones pequeñas hundidas esta semana en el país, dos de ellas en el Golfo de Nicoya.

El caso más reciente se registró la mañana del miércoles en Bahía Drake, cera de la Península de Osa, Pacífico Sur.

Guardacostas de la estación de Quepos fueron alertados por un operador turístico, quien reportó que a unos 800 metros de Playa Caletas había un casco flotando.

Los Guardacostas lograron ubicar en la playa a los tres tripulantes de la lancha siniestrada, los cuales fueron identificados con los apellidos Umaña Álvarez, Montoya Marín y Gutiérrez Umaña, todos costarricenses.

Ellos relataron a los uniformados que fueron contratados por el dueño de la embarcación para trasladarla desde Puntarenas hasta Golfito, donde se le realizaría la inspección técnica por parte de la Capitanía de Puerto para ser inscrita por primera vez, pues estaba recién construida.

“La travesía transcurría normalmente, hasta que la tarde del martes los azotó el mal tiempo y el fuerte oleaje provocó el vuelco de la nave tras reventarse uno de los tanques, por lo cual tuvieron que salir nadando hasta Playa Caletas.

“En ese lugar pasaron la noche del martes y el miércoles en la mañana el personal del Guardacostas de Quepos los llevó hasta un sitio seguro, donde fueron dejados sanos y salvos, pues ninguno presentaba problemas de salud”, de acuerdo con el relato de la Policía.

Los guardacostas también informaron que hicieron la coordinación con el dueño de la lancha para que se encargara de las maniobras de extracción, a fin de que esta no fuera un peligro para la navegación de las demás embarcaciones que transitan por la zona.

Barco pesquero a la deriva

Casi de manera simultánea a este incidente, se estaba suscitando otra emergencia, pero un poco más al sur, a 10 millas náuticas frente al Cabo Matapalo, en la salida del Golfo Dulce y frente a Punta Burica.

“A las 10:10 de la mañana del miércoles ingresó un incidente vía 9-1-1 al Guardacostas donde una embarcación tipo pesquera, de nombre EMILY G, con matrícula de Golfito PG 8569, se encontraba a la deriva.

“Esto por problemas eléctricos que presentaban, lo cual ocasionó que sus tripulantes no pudieran arrancar el motor y permanecieran a la deriva durante dos días en los que estuvieron tratando de resolver el desperfecto”, explicó la oficina de prensa del MSP.

Una unidad de Guardacostas se desplazó al sitio y les facilitó asistencia a los tripulantes para arrancar el motor.

Las personas fueron identificadas con los apellidos Chamorro Navarro, quien es el capitán, Cedeño Cedeño, Fuentes Fuentes y Carranza Medina.

Según lo referido por el capitán a las autoridades, además de los problemas en el motor, también el radio les falló: tuvieron que esperar durante dos días hasta que las corrientes los acercaron un poco a la costa, donde lograron tener señal de celular para llamar al 9-1-1 y pedir ayuda al Guardacostas.

Una vez puesto en funcionamiento el motor de la nave, el MSP confirmó que los pescadores se enrumbaron hacia Golfito de manera segura.

Embarcación vuelca en Puntarenas

El primer caso de la semana ocurrió el martes a las 11:50 a. m. cuando una embarcación tipo panga volcó frente al faro de Puntarenas debido al fuerte oleaje.

Guardacostas rescató a cinco tripulantes, cuatro hombres y una mujer, los cuales fueron llevados hasta el muelle de Bomberos para ser valorados.

Además se logró rescatar la embarcación y llevarla a la costa.

Cuidado con el tiempo

Ante el aumento de naufragios en aguas del Pacífico durante los últimos días, Guardacostas recomendó a los dueños y operadores de embarcaciones extremar las medidas de seguridad.

Además, actualizarse constantemente con respecto al estado del tiempo, llevar siempre a bordo chalecos salvavidas y revisar que el equipo de comunicación esté en óptimas condiciones.