Última Hora

En momentos cuando se requiere que la gente sea solidaria con los afectados por las tremendas lluvias que anegaron buena parte del pacífico costarricense y más allá, hay quienes tratan de aprovecharse de esta dolorosa coyuntura.

En Sardinal, en Guanacaste, personas afectadas denuncian que hay algunos comercios que están especulando con los precios de bienes de primera necesidad. Comentan que hay sobreprecios en el gas y en granos y leche.

Las autoridades han pedido a los afectados que denuncien a quienes especulan.

Mientras tanto, los vecinos de esta y otras zonas guanacastecos duramente golpeadas recibieron la buena noticia de que los servicios de electricidad y telecomunicaciones ya fueron restaurados. Por ahora no tienen agua potable.

Solo en Sardinal hay 4.000 personas afectadas, muchas de ellas perdieron sus casas porque se vieron anegadas. Otras regresaron para ver qué se puede rescatar, aunque se encontraron con la dura realidad: sus casas llenas de barro y escombros.

Cerca de 1.000 personas permanecen en albergues a la espera de que el buen tiempo regrese, porque la lluvia no ha mermado.