Última Hora

Dos exfuncionarias rumanas detenidas en nuestro país podrían quedar libres en cualquier momento al ser levantadas las sentencias que pesaban sobre ellas en su país.

Según la prensa de ese país, la Corte Suprema de Rumania suspendió la sentencia de la exministra de Turismo, Elena Udrea, y su amiga, la exfiscal de crimen organizado y la corrupción, Alina Bica, quienes están detenidas en Costa Rica desde el pasado 3 de octubre.

La suspensión se da luego de que se reclamarán irregularidades en la conformación de los jueces que las sentenciaron.

La defensa de las exfuncionarias en suelo costarricense, liderada por el exmagistrado Celso Gamboa, solicitó al tribunal de Pavas que sean liberadas.

Ellas se encuentran actualmente en la cárcel de mujeres, Vilma Curling.

Alina Bica se desempeñó como fiscala jefa del departamento de investigación de los delitos de delincuencia organizada y terrorismo (Diicot), en el ámbito de la fiscalía delegada ante la Corte Suprema de Justicia, del 2006 al 2014.

Ella estuvo en su país seis meses en prisión preventiva a consecuencia de dos condenas –de cuatro y tres años de cárcel– por supuestamente recibir un terreno y $20 mil en sobornos. Además, está acusada de abuso de poder en un negocio inmobiliario fraudulento de $73 millones.

Elena Udrea está en Costa Rica desde febrero de este año. Ella cumplió el cargo de ministra de Turismo entre 2008 y 2012 y fue diputada en el parlamento entre 2012 y 2016. Es una de las políticas más famosas de Rumanía e incluso aspiró a la presidencia en el 2014.

Entre los casos que afronta está uno por financiamiento ilegal de campaña política, en el que se le acusa de recibir un soborno de $315 mil que habría usado para cubrir gastos de la exitosa campaña de reelección en 2009.

Ambas se escondían en Costa Rica donde fueron localizadas en playa Jacó y en el centro de San José.