Última Hora

Hace casi un mes, la vida de Sergio Espinoza estuvo en peligro: el 11 de enero es un día que el vecino de Tilarán nunca olvidará.

Espinoza es pulpero y esa noche se encontraba trabajando como normalmente lo hacía. En un momento, ingresó una mujer que era perseguida por su pareja sentimental, quien traía un cuchillo.

Ante esta situación, el joven de 30 años intentó, como pudo, salvar a la joven y proteger su negocio. Ese día recibió 18 puñaladas y algunas cortadas de cuchillo.

Hoy puede contar su historia.

“Yo no me sentí capaz de dejarla ahí y que la mataran. Le doy gracias al Señor porque me dio la fuerza de pasar esto, a mí en ningún momento me dio miedo”, asegura Espinoza.

“Démosle gracias a Dios que esa persona venía con un cuchillo, si hubiera venido un arma no sé qué hubiera pasado”, agregó. 

El pulpero pasó una semana internado: fue intervenido quirúrgicamente, ya que una de las puñaladas estuvo muy cerca de su corazón.

Ya se está recuperando y puede hacer su vida casi normal.

El sospechoso del hecho cumple seis meses de prisión preventiva.