Última Hora

El OIJ identificó objetivos y dio seguimiento a sospechosos de colaborar con una operación de tráfico internacional de drogas y lavado de dinero que el FBI llamó "money maker" y que movió miles de millones de dólares desde el 2019 hasta julio de este año.

Las Vegas en Nevada, Estados Unidos, una ciudad en medio del desierto donde operan negocios millonarios como casinos era el centro de operaciones de una organización de lavado de dinero y tráfico de drogas que incluía unos 30 países alrededor del mundo, incluido Costa Rica.

Esta red fue desarticulada por el FBI en julio pasado. Esta operación incluyó a la sección de legitimación de capitales del Organismo de Investigación Judicial.

Las investigaciones de la Policía Judicial en Costa Rica surgieron a solicitud del FBI en el 2019 y tenían que ver la identificación de objetivos, seguimientos y hallazgo de bienes o cuentas bancarias.

“Inició una investigación relacionada con un grupo criminal que se dedicada a traficar internacionalmente drogas y a legitimar capitales, el FBI logró determinar que esa agrupación realizaba sus acciones criminales en varios países, incluyendo Costa Rica, como consecuencia de esto solicitó al OIJ que hiciera acciones operativas en el país”, explicó Wálter Espinoza, director del OIJ.

La operación movió varios miles de millones de dólares, sin embargo, en el FBI, en un comunicado oficial emitido el 15 de julio pasado, no especificó la cifra.

La colaboración de la Policía Judicial fue de vital importancia, explicó el director del OIJ, para dar con los objetivos y sus movimientos en el país.

“En julio de este año funcionarios del OIJ viajaron a Las Vegas para presenciar y tener acceso a la finalización de la labor operativa de este caso”, agregó Espinoza.

Un agente especial del FBI a cargo de la operación dijo que dos de las seis personas nombradas en acusaciones separadas que se revelaron son residentes de Las Vegas. Otros son de Los Ángeles y San José California y el resto de Seattle y Phoenix.

“Este es un ejemplo brillante del poder de las asociaciones internacionales de las que disfruta el FBI para combatir las organizaciones más peligrosas del mundo. Esta operación debe ser una llamada de atención para otros delincuentes que, independientemente de dónde crean que pueden esconderse; el FBI y sus socios los encontrarán y los llevarán ante la justicia", dijo Aaron C. Rouse, agente especial del FBI.

En la operación también participaron policías de Colombia, Israel, Australia, Canadá, Rumania y el Reino Unido.

El FBI identificó la operación de este grupo en 30 países hasta donde enviaban cargamentos de cocaína, mantenían inversiones o enviaban dinero.