Última Hora

Milton Valerio vio su muerte de cerca el sábado anterior cuando recibió una brutal golpiza al entrar a la casa de su vecina para intentar defenderla de su expareja.

Valerio conversó con Teletica.com y contó todo el relato de esa noche.

Según indicó el hombre, su vecina se había separado de su expareja hace dos meses aproximadamente ya que las agresiones físicas y psicológicas eran constantes.

El hombre, padre de dos niños de 11 y 5 años con la mujer, contaba aparentemente con una orden de restricción, sin embargo, no era muy efectiva.

“El tipo tenía toda la semana de estar viniendo a la casa y le dijo a la mujer que necesitaba que me resolviera esto porque si no iba a explotar”, aseguró.

La mujer se encontraba en la casa de Valerio contándole de los problemas que había tenido días atrás y a eso de las 10 de la noche le pidió ayuda para revisar su casa y asegurarse que el hombre no estuviera adentro.

 “Ella me dijo que se quería ir para la casa, pero que le daba miedo que el hombre estuviera escondido ahí en el patio. Como ella vive a la par mía yo la acompañé. Llegamos al portón, no vimos nada, todo estaba en orden”, indicó Milton.

El hombre ayudó a la mujer a revisar un cuarto y de ahí salió un sujeto que comenzó a atacar brutalmente a Valerio, que portaba consigo un black jack.

El agresor traía una cuchilla, sin embargo, no la utilizó durante el conflicto.

“Recuerdo que el tipo me aplicó una llave, me inmovilizó en el suelo, me apretó la garganta e intentó ahorcarme, me decía en el oído que me iba a matar y que me iba a morir. Yo estimo que pude haber estado sin respirar como unos 40 segundos y ahí yo sí sentí la muerte, pero sinceramente no estaba asustado”, comentó.

Valerio asegura que los hijos de la pareja vieron toda la pelea. Luego de un tiempo algunos vecinos entraron a terminar la golpiza y la Cruz Roja y Fuerza Pública se hicieron presentes en el lugar.

“La policía me preguntó si yo iba a dejar esto así o si iba a presentar algún tipo de demanda y la verdad es que por supuesto que sí, este tipo es un asesino y un psicópata”.

Ambos fueron trasladados al hospital de San Rafael de Alajuela con fuertes golpes principalmente en la cara y el abdomen.

Milton asegura que el sujeto quedó en libertad a pesar de haber casi acabado con su vida.