Última Hora

Pocas horas estuvo este hombre bajo resguardo policial.

La Fuerza Pública lo detuvo la noche del miércoles cuando presuntamente intentaba asaltar a una mujer con el método de quebrar las ventanas del carro, en las cercanías del monumento al agua en la carretera de circunvalación.

De hecho, este sujeto identificado como Roger Alexander Mora Quesada era el más buscado por la policía y la Fiscalía de Hatillo desde junio.

A Mora en un solo expediente le atribuyen 7 ataques a mujeres con esta modalidad de asalto.

Anoche se realizó la audiencia de medidas cautelares en el Juzgado Penal de Hatillo, en la que la Fiscalía solicitó que le impusieran prisión preventiva.

Sin embargo, el juez a cargo de la diligencia dejó en libertad al sujeto y le ordenó mantener un domicilio fijo.

A Mora Quesada el Ministerio Público le atribuye los delitos de robo simple con fuerza, robo y hurto agravado.

Vía correo electrónico el juez Pablo José Porras Barahona explicó los motivos de la liberación bajo medida cautelar del imputado:

“La prisión preventiva no debe aplicarse como pena anticipada y mucho menos tiene como fin evitar que la persona imputada ‘deje de cometer delitos’... La persona juzgadora debe apartarse de criterios neopunitivistas o peligrosistas e incluso alejarse de presiones mediáticas por las que se pretenda sustentar la prisión preventiva”.

“Las medidas cautelares, sea cual sea, deben cumplir un fin procesal para evitar que el imputado se fugue o bien obstaculice la investigación y, en el caso particular, si bien existe la probabilidad de comisión delictiva, el peligro procesal de fuga advertido por el ministerio público, puede controlarse con otro tipo de medidas cautelares, las cuales cubren efectivamente la poca debilidad del arraigo domiciliar del imputado”.

La fiscalía apeló la decisión del juez.