Última Hora

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) investiga una supuesta relación entre los crímenes ocurridos en Esparza y Tárcoles durante este fin de semana. 

Delia Gutiérrez Jofre fue la víctima de un aparente homicidio-suicidio en Lagunilla de Garabito, Puntarenas. 

El cuerpo de la joven de 24 años apareció dentro de un vehículo con un disparo en la cara. Dentro del carro también estaba un sujeto de apellidos Matamoros Rojas, quien aparentemente se quitó la vida tras asesinar a la mujer: tenía entre las piernas el arma de fuego.

Aunque en el sitio solo encontraron a dos personas fallecidas, se sospecha que el hallazgo de otro cuerpo en el sector de Esparza, cantón de la provincia de Puntarenas, tiene relación con el mismo caso.

El sábado a eso de las 6 a. m. encontraron a un hombre fallecido a la orilla de una calle de lastre. Al parecer, tenía varios impactos de bala, uno de estos en el cuello. 

Ahora la Policía Judicial trabaja para determinar si ambos hechos se cometieron con la misma arma. 

¿Por qué están conectados los hechos?

Según allegados a Delia Gutiérrez, vecina de Santa Ana, el fallecido de Esparza era el novio de la joven. Fuentes judiciales también aseguran que los parientes confirmaron la cercanía entre ambos.

La familia del novio acudió a la escena de Tárcoles para identificarlo, pero se dieron cuenta de que el ocupante del carro no era él. Tras varias diligencias, los agentes llegaron hasta el otro cuerpo, en Esparza.

Conocidos de la joven descartan que el sospechoso de ambos crímenes, quien se suicidó, haya tenido una relación sentimental con ella. 

"Estaba obsesionado, era un excompañero de trabajo", dijo una conocida de la muchacha a Teletica.com

Esa es la hipótesis que maneja el OIJ en este caso, que permanece en investigación.