Última Hora

El gimnasio propiedad de los libaneses no es más que una fachada y un centro de operaciones del grupo, sospecha el OIJ.

Este lugar ubicado en Guachipelín de Escazú no solo es utilizado para otorgar préstamos, para realizar cobros, sino también para golpear salvajemente a quien se atrase con los pagos.

De hecho tras una diligencia judicial, un perro entrenado encontró rastros de sangre.

Como lo ha informado Telenoticias en los últimos días son casi 200 los clientes de estos libaneses Elías Akl, asesinado la semana anterior, y su hermano Ziad, quien cumple seis meses de prisión preventiva.

Vea también: Autoridades sospechan que libaneses vendían en Escazú carros gemeleados robados en Panamá

Uno de esos clientes narró a Telenoticias cómo cobra la organización liderada por esos extranjeros.

El OIJ además está analizando un audio que publicó Telenoticias la semana anterior.

Con el mismo pretenden identificar a algunos de los miembros de la agrupación que se están dedicando a amenazar incluso de muerte a los deudores.

El OIJ ya tiene investigaciones adelantadas contra las personas que están detrás del grupo liderado por los libaneses e insisten a las personas que sean víctimas de amenazas o extorsión as que denuncien.

Hasta el momento hay 12 denuncias presentadas pero algunas personas por temor han decidido retirarlas.