Última Hora

Es muy poco el tiempo que ha trascurrido para que la autoridades judiciales puedan determinar las razones por las cuales Allan Soto Villalobos, de 49 años y quien no tenía expediente judicial, fue brutalmente asesinado de ocho balazos.

Las versiones que se manejan son varias, pero lo único que les hace pensar a las autoridades es que el robo pudo mediar en su muerte, dado que encontró una funda de arma vacía. Él contaba con dos permisos de portación de armas al día, una de calibre 38 y una Glock.

El cuerpo del hombre fue centrado en plena vía pública en su vehículo.

Extraoficialmente se supo que hay testigos y pruebas suficientes para ser valoradas por la Sección de Homicidios del OIJ.