Última Hora

Familiares de dos de los cinco implicados en la golpiza a los policías de San Carlos lamentan lo ocurrido, aunque piden a la justicia que de comprobarles su participación los castiguen con todo el peso de la ley.

En Santa Clara de San Carlos el hecho todavía retumba en la memoria de sus habitantes.

En tres días se conocerá la suerte judicial que corran los siete detenidos por la brutal golpiza a los oficiales Carlos Solano, jefe cantonal y Milton Jara, jefe de la delegación de La Tigra.

Cinco de los implicados guardan prisión preventiva en la cárcel de la Marina de San Carlos, mientras que dos están libres pero con medidas cautelares.

Uno de los que están presos es un joven de 23 años. Su madre Olga Salas afirma que su hijo actuó mal, aunque también reprocha la actitud del policía.

En Cuestillas de Florencia, los abuelos de otro de los detenidos esperan la llegada del juicio.

Ellos explican que desde hace unos meses a la fecha, tienen poco contacto con el muchacho de 19 años, cuyo padre irónicamente, es policía.

Esta familia también lamenta el hecho en que se vio involucrado el joven de apellidos Castro Ortíz.

Mientas esta situación legal llega a un término, Rosibel Jiménez, maestra de la escuela República de Italia de Santa Clara, asumió el cuido del hijo de uno de los detenidos.

El hombre es de origen extranjero y no tiene familia en Costa Rica. La madre del menor de 12 años, perdió contacto con ellos hace tiempo y nadie sabe dónde está.

Ante el temor por el desamparo del niño, a quién califican como alumno destacado, la educadora solicitó al PANI permiso para tenerlo bajo su cuido hasta que se defina la situación del papá del pequeño.

Este jueves a las 8 a. m. en los tribunales de Ciudad Quesada se realizará el juicio por flagrancia es decir, mediante un procedimiento más rápido.

Los siete imputados enfrentan cargos por resistencia agravada, lesiones leves y robo agravado ya que uno de los sujetos se llevó el arma de uno de los policías.