Última Hora

La familia Cortés Fernández quiere evitar a toda costa que la naturaleza los castigue otra vez, en caso de que ocurran más inundaciones.

Ellos, como muchos habitantes de la comunidad La Vega, en Las Palmas de Sixaola, se vieron afectados tras el desbordamiento del río Sixaola.

Por eso, desde hace tres días corren para construir una nueva casa en la que puedan sobrellevar las horas de emergencia.

En la comunidad de Quiebra Caño los dueños de una casa vivieron horas de angustia por la crecida del Sixaola.

La fuerza de la corriente fue tal, que hasta arrastró un enorme tronco por varios metros y lo dejó frente a la vivienda en la que habitan seis personas. Quienes estuvieron aisladas por al menos tres días.

En toda esta zona hay perjuicio por la pérdida de cultivos como calabazas y plátanos.

En los caseríos del centro de Sixaola, al igual que en el resto de ese distrito, de Talamanca, la falta de agua potable es la principal angustia para los habitantes y comerciantes.

Los pobladores aseguran que llevan más de cuatro días sin el líquido debido a que la crecida dañó la tubería.

El único camión del AyA disponible en la zona debe desplazarse hasta la comunidad de Margarita que está a unos 10 kilómetros del centro de Sixaola, para cargar agua de un hidrante y distribuirla.

Este martes una empresa privada aportó dos camiones para que puedan llevar a los afectados al menos 10 mil litros de agua.

El cantón de Talamanca se mantiene incomunicado con Limón por la vía principal, debido al colapso del puente sobre el río La Estrella en Penshurt.

Se espera que para este miércoles se complete la instalación del puente provisional en ese punto de la ruta 36.