Última Hora

Una falla mecánica sería la causa de un accidente aéreo en el que los dos ocupantes de la aeronave sobrevivieron de milagro.

El piloto Eladio Salazar Barrionuevo, de 33 años, se declaró en emergencia junto al copiloto Miron Esteban Castro Marín, de 22 años.

Segundos después la aeronave matrícula TI-AOP, que pertenece a la empresa Prestige Wings se precipitó en el cañón del río Virilla y quedó en una pendiente sumamente inclinada a unos 70 metros del cauce del río.

A las 9:12 de la mañana bomberos recibió la alerta y la primera patrulla ingresó 8 minutos después.

El camarógrafo de Telenoticias, Douglas Zúñiga, y el asistente, Manuel Obregón, ingresaron con los primeros socorristas.

En el sitio, Carlos Herrera de la Cruz Roja explicó parte del operativo de rescate.

Los pilotos tenían varios golpes y traumas, pero milagrosamente estaban vivos a pesar de que la aeronave quedó prácticamente destruida tras el impacto.

Tras casi una hora de labor los socorristas de varias instituciones lograron poner a salvo a los sobrevivientes, el ascenso hasta el sitio donde está el traslado aéreo también fue complicado.

Ambos fueron trasladados vía área hasta el hospital México, donde fueron recibidos por los médicos.

En el hospital estaban los familiares de los heridos.

En el sitio del accidente, el director de Aviación Civil explicó que una falla mecánica pudo ser la causa.

Asimismo, bomberos se hizo cargo de custodiar la aeronave debido a que aún tenía combustible en los tanques.

Quienes participaron del rescate coinciden en que se trata de un verdadero milagro que ambos ocupantes de la aeronave estén con vida tras el impacto, posiblemente a una velocidad considerable, será Aviación Civil la encargada de la investigación para determinar las causas del accidente.