Última Hora

La tragedia que embarca a todo un pueblo en la comunidad del Ceibo de Puntarenas es grande, tras la muerte por un rayo del matrimonio Acuña Hidalgo el domingo por la tarde.

Para Marta Iris Hidalgo, abuela de la niña, es un milagro que la pequeña esté viva y que haya logrado correr a pedir ayuda.

“Ella llegó me abrazó y me dice: abuela, mis papacitos se murieron, yo corría y corría para avisarles.

“Fue un milagro de Dios que ella pudo venir aquí, porque corrió como un kilómetros, en medio de cuestas, barreales, piedras, lluvia y la tormenta de truenos y ella así corrió a buscar ayuda. Tener la fuerza de dejar a los papás ahí tirados para venir a avisarle a las hermanas mayores”, expresó doña Marta.

El matrimonio deja tres hijas de 14, 21 y la pequeña de 4, quienes ahora quedan al cuido de sus familiares.

Toda ayuda es bien recibida, tenemos tres hijas que quedaron sin sus padres, estamos pasando una crisis demasiado grande”, relató William Vargas Hidalgo, hermano de la fallecida.

La comunidad, el gobierno local y personas de todas partes del país se han solidarizado con la tragedia de esta familia, que poco a poco comienza a recibir ayudas.

“Esto ha sido un golpe demasiado duro, pero realmente nos hemos sentido apoyados, yo sé que no va a habar ningún dinero ni nada que reemplace a mi hermana y su esposo”, dijo Wendy Vargas Hidalgo, hermana de la fallecida.

“Él fue alguien que acogió a todo el que llegara, siempre quiso que se sintieran como familia en su casa y así creció, contando a tres niñas hermosas con valores y principios, él era algo hermoso, precioso y maravilloso”, recordó Mariana Acuña Saldana, hermana del fallecido.

Los expertos recuerdan que la época de lluvia en la que nos encontramos viene acompañada de tormenta eléctrica.

Repase más detalles en el video adjunto.