Última Hora

El dueño de la constructora MECO, Carlos Cerdas, no saldrá de la cárcel. Así lo decidió una funcionaria del Juzgado Penal de Hacienda y la Función Pública, luego de que la defensa del investigado por el caso "Cochinilla" solicitara un cambio en las medidas cautelares.

Actualmente, Cerdas cumple cuatro meses de prisión preventiva en La Reforma, pero sus abogados pretendían entregar una fianza de $5 millones como una alternativa a la privación de libertad. 

“Por no existir cambio alguno en las circunstancias que motivaron las medidas cautelares, se rechaza la solicitud de variación de la medida cautelar y se mantienen de forma incólume las dictadas en contra del señor Carlos Cerdas", dice la resolución de la jueza de apellido Lizano, dictada el viernes anterior.

En una primera instancia, la misma jueza había aceptado la fianza de $5 millones; pero, tras una revisión, la medida fue anulada y se ordenó el regreso del dueño de MECO a la cárcel.

"Nosotros somos respetuosos de la decisión de la señora jueza, obviamente no la compartimos y vamos a agotar los remedios que la ley otorga", dijo Erick Ramos, abogado del empresario, a Teletica.com

"Sí es preocupante que, en dicha resolución, la jueza renuncie al principio de independencia judicial y establece que, dado que un Tribunal había establecido que las medidas cautelares no eran idóneas, ella se acogía a esa decisión de "su superior". Porque hay que entender que en el Poder Judicial no hay jerarquías, propiamente dichas, sino hay instancias", agregó el representante legal.

Aunque respeta lo resuelto, Ramos considera que la decisión de Lizano "contiene una serie de contradicciones groseras en torno a la libertad de mi cliente".

Todavía está pendiente que el juzgado resuelva la solicitud realizada por la defensa de Mélida Solís, investigada en la misma causa, para el cambio de medidas cautelares. Sus representantes alegan que la empresaria tiene "una enfermedad grave, incurable y degenerativa" y, por lo tanto, las condiciones del CAI Vilma Curling no son aptas para su permanencia. La dueña de la compañía H. Solís será valorada por médicos forenses.