Última Hora

Los dueños de las empresas MECO y H. Solís, investigados por el caso "Cochinilla", tendrán que cumplir prisión preventiva.​

Así lo decidió el Tribunal Penal de Hacienda y la Función Pública, instancia que anuló la caución real o "fianza" impuesta antes a Carlos Cerdas y Mélida Solís, quienes tuvieron que entregar garantías por $5 millones y $3 millones, respectivamente.

Según el juez, las medidas cautelares dictadas anteriormente no son idóneas para "resguardar los intereses del proceso".

"Lo que resulta inaceptable es que los valores dados en garantía, no son otra cosa que una ínfima parte del supuesto beneficio económico que los acusados Cerdas y Solís tuvieron durante largo tiempo de “negociaciones” con el Conavi, pues es necesario recordar que aquellos son las cabezas empresariales una organización criminal que contrataban obra pública con el Estado Costarricense", dice la resolución. ​

"Desde el punto de vista del peligro de fuga, la caución real no es una medida que sea idónea ni proporcional para el aseguramiento de los acusados en el proceso", agrega.

Tras la audiencia de apelación, se determinó que no se tomaron en cuenta "las características personales económicas de los acusados; las calificaciones legales atribuibles a ellos, desde el ámbito de la posible pena a imponer, la magnitud del daño ocasionado".

En ese sentido, en el caso de Cerdas, se consideró que existe un "alto peligro de fuga". 

El juez Hugo Porter argumenta "que es una persona de capacidad económica indiscutible, que se le endilgan la posesión o propiedad de aeronaves, que pasa fuera de nuestras fronteras gran parte de su tiempo, que tiene domicilio en otros países (Panamá)".

Sobre la magnitud del daño ocasionado, dice la resolución que "el monto fijado como fianza en caso del señor Cerdas, representa un 8.5% del total estimado (78 mil millones de colones, unos 123 millones de dólares). Por su parte, en el caso de la propietaria de H. Solís, "el monto de la fianza representa un 5% del supuesto beneficio económico".

Ante este panorama, Porter Aguilar decide anular la caución real y, de esa forma, "queda vigente la medida de prisión preventiva de Carlos Cerdas Araya y Mélida Solís Vargas, se ordena informar a las autoridades del Juzgado Penal del II Circuito Judicial".

Todos los demás investigados por el caso "Cochinilla" se mantienen con las medidas cautelares impuestas anteriormente, diferentes a la prisión preventiva, y por el mismo plazo.

"Se rechaza el recurso de apelación presentado por el Ministerio Público en cuanto a la duración de las medidas cautelares de todos los acusados, la cual mantiene su vigencia por espacio de cuatro meses", concluye la resolución.