Última Hora

Dos hermanos recibieron penas de 500 y 80 años por violar a una niña de 9 años y producir material pornográfico con las imágenes de la menor.

El caso conmocionó al país en mayo del año pasado.

Los hermanos Jason y Rafael Rojas Retana fueron detenidos por el OIJ como sospechosos de violar a una niña de nueve años, además de producir y difundir material pornográfico en perjuicio de la menor.

La Policía Internacional (Interpol) alertó al OIJ que desde una casa en San Miguel de Desamparados se publicaban fotos y vídeos de la niña, los cuales eran difundidos mediante la web oscura en países como Nueva Zelanda.

Los agentes judiciales hicieron una rápida investigación y el 23 de mayo fue detenido el primero de los hermanos y 15 días después el otro.

Y tras un año en prisión preventiva, este jueves se realizó una audiencia en la que los sujetos aceptaron los cargos y se sometieron a un juicio abreviado.

En el caso de Jason recibió 556 años de condena pues se le acusaba de más de 80 delitos, mientras que su hermano Rafael fue sentenciado a 84 años por 24 delitos.

Las penas se reducen a 50 años de acuerdo con el código penal costarricense.

Los sujetos cometieron los delitos en la propia casa de la menor, ya que uno de ellos convivía con la niña, y también en una vivienda cercana a la víctima en donde vivía el otro hermano con la esposa y su hijo de 6 años.

Las autoridades judiciales acordaron llevar a juicio a la mamá de la menor quien no aceptó un juicio abreviado.

La mujer enfrentará cargos por abuso de patria potestad y complicidad en las violaciones.