Última Hora

Las cercanías de los bancos son los lugares más comunes donde los delincuentes utilizan tornillos para estallar llantas y asaltar conductores.

Una tapa de refresco y un tornillo podrían hacerlo pasar un mal rato y ponerlo en peligro.

Este es el nuevo método que utilizan los asaltantes en carretera.

Hace poco la policía detuvo una banda que operaba así en el Pacífico central.

No solo usan tapas y tornillos, también se han detectado clavos dentro de frutas.

Si una de las llantas de su vehículo se desinfla, acuda a un negocio especializado o a un conocido.

Si algún extraño se acerca y le pide que se orille o que salga del vehículo, será mejor que no lo haga.