Última Hora

Los poco más de 400 mil unidades de cigarros eran transportados en dos vehículos desde Barú hacia Pérez Zeledón.

La policía recibió el aviso del traslado de la mercadería ilegal y procedió a movilizarse, sin embargo, se percataron que los sospechosos desviaron su recorrido.

Tras inspeccionar la zona del Hoyón, ubicaron los dos vehículos con la mercadería ilegal en un local que funge como cabinas y restaurante.

En un primer vehículo estaba un hombre, costarricense, de 20 años, y una mujer también costarricense de apellido Vigil, de 20 años.

Mientras que el segundo carro era ocupado por dos hombres, costarricenses, uno de apellido Beita, de 22 años, y el otro acosta, de 20 años.

El primer vehículo se ubicaron 200.000 unidades de cigarrillos y en el segundo ubicaron 200.000 cigarrillos más.

La mercancía decomisada fue entregado a las autoridades de la Policía de Control Fiscal.

Los decomisos de mercadería ilegal se han vuelto más frecuentes desde marzo que se intensificaron los operativos en las carreteras del país.

Esta semana la policía decomisó poco más de tres millones de colones en medicamentos de contrabando.

El producto fue ubicado en la entrada a Cuajiniquil, en La Cruz de Guanacaste.

En las maletas de los pasajeros de un autobús llevaban ocultos 6 mil unidades de diversos fármacos, todos sin los permisos para su venta.

Un decomiso similar se dio este jueves en Upala. Las autoridades lograron dar cientos de unidades de desodorantes, cremas y 1.780 pastillas de diferentes medicamentos, así como envases con diversos fármacos.

Las autoridades hacen el llamado a la población a evitar adquirir o consumir productos contrabandeados pues la mayoría de estos no cuentan con los permisos sanitarios para su venta. Y podrían ser perjudiciales para su salud.