Última Hora

​Costa Rica amaneció, este domingo, con 1.894 albergados por las fuertes lluvias que provocaron inundaciones y afectaron o amenazaron sus casas. 

Las labores de evacuación continuaron durante la noche y madrugada, así lo confirmó el presidente de la República, Carlos Alvarado. 

"En la zona de San Carlos se evacuaron tres familias, a las cuales se les llevó a resguardo. A este momento continúan abiertos 36 albergues y cerca de 1.900 personas que están albergadas", aseguró desde Guanacaste, donde participa en los actos de la Anexión del Partido de Nicoya.

Según Alvarado, una mejoría en las condiciones del tiempo permitirá a los cuerpos de socorro evaluar los daños en las zonas afectadas e intensificar sus labores.



"Durante la noche se observó una disminución en la cantidad de lluvias que están afectando al país. Eso es positivo, dado que permitirá que bajen los niveles del agua y las autoridades puedan profundizar lo que es la tarea humanitaria y demás tareas que corresponden a la emergencia", dijo el jerarca.

"Sigue el monitoreo de los caudales, la vigilancia para proteger a las personas en las comunidades más afectadas. Esperamos que continúa este clima que ha mejorado, con menos precipitación, para que podamos hacer todavía más acciones de ayuda humanitaria", añadió Alvarado.

La alerta roja se mantiene para Upala, Guatuso, San Carlos, Turrialba, Matina, Limón, Talamanca y Sarapiquí.