Última Hora

Los sectores de Barranca y El Roble de Puntarenas se quedaron este miércoles sin servicio de ambulancia durante siete horas luego de que varios sujetos apedrearan a la única unidad disponible.

Según Jorge Matamoros, Coordinador Operativo de Puntarenas, minutos antes de las 7 a. m. atendieron un reporte de un herido de bala en el barrio El Progreso en El Roble.

“Se nos dijo que habían unidades de Fuerza Pública en el sitio pero cuando llegaron a la escena los compañeros se dieron cuenta que el herido había sido trasladado de manera privada al hospital y que las patrullas lo iban escoltando”, explicó Matamoros.

Según el coordinador, al llegar al lugar los dos cruzrojistas se encontraron con un grupo de hombres muy molestos porque la ambulancia tardó mucho en llegar (14 minutos después de la alerta), por lo que empezaron a lanzarle piedras a la unidad.

Uno de las piedras destruyó el parabrisas trasero de la ambulancia, otra dañó la compuerta y una tercera quedó en el techo.

“Incluso una piedra llegó hasta la cabina donde estaban el chofer y paramédico, quienes por fortuna resultaron ilesos”, añadió Matamoros.

El coordinador explicó que casi al mismo tiempo que los cruzrojistas emitieron la alerta de agresión las patrullas alertaron que ya no estaban en el lugar.

“Fue un error de comunicación, una cosa de tiempos que se presentó y que lamentablemente derivó en esto”, explicó.

Los daños en la unidad obligaron a sacarla de servicio de 7:30 a. m. a 2 p. m., lo que resultó en la interrupción del servicio en la zona debido a que las otras dos unidades se encontraban realizando traslados al Hospital México en San José.

Según Matamoros los daños a ambulancias son comunes en la zona de Barranca, por lo que desde hace mucho tiempo el ingreso a las zonas más conflictivas está condicionado a la presencia policial para garantizar el resguardo de unidades y personal.