Última Hora

Las comunicaciones entre un agente de la Unidad de Inteligencia del OIJ y fiscales de crimen organizado, entre ellos, Walter Espinoza, demuestran que existe una investigación contra el periodista de Diario Extra, Manuel Estrada.

Estos documentos señalan que el agente solicitó que se hicieran rastreos telefónicos a varios celulares del periodista, incluso a los números fijos del diario.

Uno de esos documentos indica:

"Flavio obtuvo unos números telefónicos que en apariencia utiliza el periodista, le indicaron que conversarían con el licenciado Peñaranda y con don Walter (Espinoza) para valorar la solicitud de rastreos para identificar a la persona que eventualmente está pasando información".

Todo esto se da porque el periodista de La Extra investiga un caso de sicariato en la que están involucrados como víctima y sospechosos dos jueces de Guápiles.

Para eso el periodista hizo consultas a la Fiscalía de Crimen Organizado por medio de la Oficina de Prensa.

Con motivo de los rastreos telefónicos que se dieron con motivo del caso de Guápiles y de dos secuestros, Diario Extra presentó este jueves un recurso de amparo señalando una clara violación a la libertad de prensa y a la intimidad-.

El periodista Manuel Estrada declaró este jueves en la Oficina de Asuntos Internos del OIJ, como parte de una investigación por una supuesta golpiza que habría recibido durante un simulacro organizado por la Oficina de Prensa de la policía judicial.

Dos agentes de la Sección de Delitos Varios son los investigados y ya habrían rendido declaración.

Unas cartas muestran algunos comentarios que hizo la jefa de prensa del OIJ, Maricel Rodríguez., tras la golpiza que le habrían propinado al periodista.

En una de ellas indica:

“...puse de ejemplo que lo sucedido con el periodista Manuel Estrada, con quien nosotros hemos tenido algunas diferencias por sus publicaciones y les comenté, que curiosamente al elegir a la víctima en el taller, el sentimiento había sido recíproco al escogerlo a él, ya que posiblemente sea uno de los que más necesite sensibilizarse y conocer de nuestro trabajo para que sus publicaciones sean cada vez más acertadas".

Actualmente una agente judicial es investigada y está suspendida de su cargo supuestamente por brindar información sensible al periodista por un caso de secuestro.