Última Hora

Este lunes se conoció la sentencia absolutoria contra cuatro orientales de apellidos Weng, Hu, Chang y Feng, acusados de legitimación de capitales.

La resolución la dictó el Tribunal Penal de San José que rechazó la solicitud de la Fiscalía de imponerles 15 años de prisión a cada uno de los imputados.

El caso se relaciona con el decomiso de más de 3 millones de dólares en efectivo, es decir, unos 1.800 millones de colones que estaban en una propiedad en el Barrio Chino y 1 millón de dólares más en un apartamento en Paseo Colón en el 2018.

Para la defensa de los orientales, nunca existió prueba de que los extranjeros se dedicaran al lavado de dinero.

El Ministerio Público informó que apelará la sentencia absolutoria pues considera que existen las pruebas suficientes y necesarias para demostrar la culpabilidad de los orientales.

“La Fiscalía y el OIJ realizaron una investigación seria y apegada a la legislación y aportaron elementos de prueba contundentes que, a criterio del Ministerio Público, demuestran que las conductas delictivas sí se cometieron por parte de los imputados. La acusación presentada demostró conductas muy graves de crimen organizado y por eso consideramos que debe ser apelada y que se debe realizar un nuevo debate”.

La policía tenía como hipótesis que el dinero decomisado a los sospechosos era para usarlo en préstamos informales a otros orientales, con el fin de abrir minisúper o restaurantes y de esa forma ingresarlo al sistema financiero.