Última Hora

El grupo criminal fue desarticulado esta semana por el Organismo de Investigación Judicial y la Fiscalía de Liberia.

Se trata de 16 sospechosos de conformar una banda que cometió estafas por más de 300 millones de colones entre abril y diciembre del 2020.

Los sujetos se hacían pasar por empleados bancarios para engañar a clientes de entidades financieras y robarles claves y números de cuentas mediante llamadas telefónicas.

La Policía Judicial detuvo a 16 integrantes y a los dos líderes de la banda que ya estaban en la cárcel por otros delitos.

A 12 sospechosos les impusieron prisión preventiva y a cuatro casa por cárcel con monitoreo electrónico, todos durante seis meses.

Las autoridades reiteran que nunca brinde por teléfono, correo o aplicaciones, datos sensibles como claves o números de cuenta y si tiene alguna duda llame directo a su banco.

Entre los detenidos figuran dos hermanos de uno de los líderes, quienes se encargaban de legitimar el dinero al comprar vehículos y otros bienes.

Para ello tenían ayuda de contadores públicos quienes falsificaban certificaciones de ingresos para que otros miembros de la banda pudiera abrir las cuentas en los bancos.