Última Hora

Ernesto Valverde - Geek-Orama

Despertás un día y tenés dos armas atornilladas en cada mano. ¿Qué harías? 

Esta es la premisa de Guns Akimbo (Manos a las Armas), la historia de Miles (Daniel Radcliffe) en el peor día de su vida. Si bien es cierto nos puede parecer un poco absurda, nos adentramos de una vez en el conflicto principal, en el cual Miles debe, aunque no quiera, asesinar a una especie de sicaria llamada Nix (Samara Weaving) como parte del juego live action llamado Skizm.

En una especie de “Truman Show Cyberpunk”, el juego es visto por muchísimos seguidores, a quienes lo único que les interesa es la carnicería en tiempo real: entre más muertes (y más violentas) mejor para el creador del juego, Riktor, quien es el que orquesta los encuentros.

Si bien es cierto Riktor (Ned Hannedy) y algunos de sus secuaces son algo estereotipados, no molesta en la narrativa de la pelicula. Nix tiene motivaciones claras para enfrentarse con Miles y este, a su vez, tiene que luchar contra sus conflictos para sobrellevar todo, puesto que la trama como buena propuesta, se irá complicando más y más.


El uso de la cámara es muy libre y de verdad se mete en lo que los personajes están sintiendo, algo que podría pecar de “sobre estilo”, si se tiene ganas de criticar esta película, pero que en realidad sabe aprovechar muy bien.

Al final, la propuesta del director Jason Lei Howden (Deathgasm) concluye satisfactoriamente, y uno se alegra de las resoluciones de todas las tramas, terminando así una propuesta frenética y exagerada. 

Quienes gustan de la acción y el humor negro, pueden sentarse y disfrutar de la película a partir del 5 de noviembre en las salas de cine del país.

Ver esta publicación en Instagram

Esta peli promete mucho y nos tiene emocionados y va a estar en exclusiva solo en los cines de Cinepolis de nuestro país, esten atentos porque vamos a regalar entradas para esta loquera de película en su premier la próxima semana gracias a @cinepoliscostarica . La vida de Miles no pasa por su mejor momento. Tiene un trabajo como desarrollador de videojuegos en el que no se siente a gusto y sigue enamorado de su exnovia. Es un buen momento para pasarse la noche bebiendo cerveza, con pijamas y pantuflas de tigre, y viendo la última transmisión de Skizm, un club ilegal de peleas manejado por mafiosos que reclutan tipos raros, psicóticos y criminales para batirse a muerte, mientras son seguidos por drones para que la audiencia pueda ver toda la sangre y balas que surgen de sus cacerías por la ciudad. Pero cuando Miles tiene la mala ocurrencia de atacar a Skizm con duros comentarios en línea, jamás sospecha que causará el enojo de Riktor, su cerebro y creador, y que recibirá su poco amistosa visita. Cuando cree despertar con una fuerte resaca, pronto se da cuenta de que está frente al inicio de una inolvidable pesadilla de la que no hay escape. En sus manos tiene adheridas dos armas con tornillos que traspasan su piel y huesos, y cada una de ellas tiene una cuenta de 50 disparos. Un mensaje en su celular le indica que ahora es parte de Skizm y que su primera oponente es Nix, la gladiadora estrella del show y una fría asesina que no distingue a los inocentes con tal de cazar a su presa. Miles, incapaz de matar una mosca, asmático, y con bata y pantuflas, no tiene escapatoria y aunque se niega a ser parte del mortal desafío, pronto descubrirá que no sólo su vida depende de las cien balas que tiene en sus manos. #GunsAkimbo #ManosALasArmas #Cinepolis #DanielRadcliffe

Una publicación compartida de Geek-Orama (@geek.oramacr) el